Archivo de la categoría: mortal kombat

Mortal Kombat 2 y más allá

Tras el impacto y rotundo éxito en los salones recreativos del primer Mortal Kombat, un título que fue capaz de hablar al mítico, y aparentemente destronable, Street Fighter de tú a tú, el MK Team se puso las pilas y lanzó al año siguiente una secuela que dejaba en ridículo al programa original.

Lo primero que entraba por los ojos era el notorio salto gráfico: si el aspecto digitalizado de los personajes del primer MK resultó sorprendente, ahora habían vuelto estos engendros con mayor definición, tamaño y animaciones  más suaves y realistas, todo esto aderezado con nuevos efectos de congelación, desmembramientos, bolas de fuego, explosiones de sangre… y es que esta nueva entrega multiplicó el gore ya visto un año atrás, lo que unido a la calidad gráfica, hizo que los combates mortales fueran más estremecedores que nunca.

MK 2 podía presumir del salto visual que hubo entre el juego original y la nueva entrega, cuando en la competencia, el abuso del copiar y pegar, cambiar colores de los trajes y añadir algún sprite extra para alguna nueva animación, era la tónica general que se había seguido en años.
Esto no ocurrió con la saga de Midway: Mortal Kombat 2 no recicló en absoluto nada del trabajo gráfico empleado en el capítulo anterior. Dan Forden volvió a tomar la batuta de la orquesta de huesos crujiendo y gritos de dolor que aderezaban sonoramente los combates mortales (de hecho, en MK2 hasta aparece asomándose por una de las esquinas inferiores de la pantalla en alguna ocasión -sí, es el tipo de camiseta rosa que fugazmente nos descolocaba en mitad del combate con su “toasty”-, sobretodo cuando lanzábamos por los aires al oponente con un gancho, y que incluso esta aparición jugaba un papel fundamental a la hora de poder combatir contra uno de los personajes secretos del juego)

Pero una buena continuación de un gran juego no puede quedarse en unas mejoras técnicas, no, hay que ir más allá, y la gente del MK Team no se quedó corta.

Las novedades introducidas en MK2 ofrecían una nueva jugabilidad: la velocidad del juego aumentó, haciendo los combates más dinámicos; la respuesta del control mejoró; se añadieron más golpes estándar (el puñetazo en cuclillas y las patadas alta y baja en la misma postura); se dotaron no sólo de más movimientos especiales a los luchadores, sino también de más fatalities, y se incluían los friendship y los babalities (todo esto con el fin de quitarle hierro al tema del gore del juego, que había sido multiplicado con respecto a MK. Los rumores de patio de colegio y de revistas mal informadas también hicieron de las suyas afirmando que tras convertir al oponente en bebé, podías matar a la criaturita de una patada… no quiero ni pensar qué impacto hubiera tenido esto si realmente hubiera existido tal posibilidad en el juego) Además, en vista del impacto del stage fatality del escenario The Pit, se incluyeron 3 nuevos stages fatalities, incluyendo una nueva versión de aquel puente: The Pit 2.

Si en el primer MK la atmósfera y mitología que envolvía toda la historia era magnífica, en MK2 fue excelente, constituyendo uno de los puntos fuertes de la nueva entrega.
Esta vez, el torneo no se realizaba en la Tierra, para ello se había escogido el extraño y desconcertante Outworld: una grotesca dimensión, dominada por demonios, extraños cultos y un paisaje de páramos tenebrosos cuyo dueño y señor era el emperador de este espeluznante reino, Shao Kahn.
El atrezo de los inquietantes escenarios estaba compuesto por monjes oscuros que flotaban en el aire, afilados ganchos que colgaban de un techo, las extrañas criaturas que habitaban el Outworld, árboles vivientes que se estremecían con unos repulsivos gritos… incluso una arena presidida por el mismísimo emperador del Outwolrd, impasible ante los combates a muerte que se libraban delante suya, mientras el morboso público vitoreaba sin descanso.

Mortal Kombat ya se había consagrado como saga, lanzando al mercado los primeros objetos de merchandising, para gusto de los frikis, que se nutrían de gorras, relojes, comics, figuras de acción (idénticas en forma a las de los famosos G.I.Joe que formaron parte de la infancia de muchos de nosotros –incluso también salieron figuras de Street Fighter en la línea G.I.Joe-) y hasta las bso de los juegos.

Historia

Tras la derrota de Goro y Shang Tsung, Shao Kahn perdió las llaves de la Tierra estando a una sola victoria de conseguirlo. La ira del emperador fue tal, que pensó en ejecutar a su principal hechicero, Shang Tsung, como castigo por su estrepitoso fracaso, pero éste, en un último acto desesperado ante una muerte inminente, le propuso a Kahn atraer a los guerreros de la Tierra al Outworld sobre el que el emperador ejercía total control y donde no le supondría dificultad matar con sus propias manos a los guerreros que le habían impedido hacerse con la Tierra.

El plan de las fuerzas del Outworld se pone en marcha, atrayendo a este tétrico mundo a los guerreros de la Tierra, quienes confiaban en terminar de una vez por todas con Shang Tsung y Shao Kahn.
No obstante, este complot de venganza no era más que un atajo para quitarse de en medio a los guerreros de la Tierra , pues ya existía un plan ideado por Kahn hace miles de años, que le permitiría entrar en la Tierra y reclamar a su difunta reina, Sindel (siendo este el plot que daría vida a MK3)

Escenarios

Wasteland

The Tower

The Armory

The Portal

The Pit 2: en este lugar podíamos lanzar al vacío a nuestro oponente, el cual terminaba decorando con sus sesos el fondo rocoso del escenario. En segundo plano se ven a dos luchares: uno de ellos es Liu Kang, mientras que el otro fue conocido como “Torchman”, aunque posteriormente, enredando la trama, el MK Team afirmó que se trataba de Blaze (como veis en la imagen, el sprite es el de Liu Kang envuelto en llamas)

Living Forest: los rostros de los árboles son recreaciones del de Ed Boon, cocreador de la franquicia.

Kombat Tomb: una puntiaguda sorpresa en el techo aguardaba a los perdedores.

Kahn’s arena: muchos fueron los rumores que afirmaban que existía un truco para liberar a Sonya o a Kano para enfrentarnos a ellos. Completamente falso.

Goro’s Lair: a este escenario sólo se podía acceder cuando nos enfrentábamos a alguno de los personajes secretos del juego: Smoke, Noob Saibot o Jade.

The Dead Pool: circularon también rumores acerca de este escenario, en los que se afirmaba que existía un segundo stage fatality que consistía en colgar al rival de los ganchos que aparecen en el escenario. De nuevo, falso.

Personajes

Liu Kang

Tras resultar el nuevo campeón de MK, decide regresar al templo shaolín donde ha pasado su vida, pero al llegar, descubre que ha sido arrasado y que sus miembros han sido vilmente asesinados.
Cegado por la ira, no duda en adentrarse en el Outworld para dar caza y ajusticiar a los asesinos de sus hermanos shaolín.

En esta nueva entrega, Liu renueva imagen, abandonando el cutre y escueto aspecto que lucía en MK.
Además, se le añaden nuevos movimientos: la bola de fuego en cuchillas, bola de fuego en el aire (muy útil y puñetera) y la patada bicicleta (que caló entre los jugadores y se convirtió en otro de los movimientos clásicos de MK)

Seguro que os acordáis de  su cachondo friendship con bailoteo incluido, y su nuevo fatality, en donde se transformaba en dragón y devoraba a su adversario (el otro fatality que posee es exactamente la misma cutrez vista en MK1)

Raiden

Al averiguar los planes de Shao Kahn, decide adentrarse en el Outworld con el fin de destruir al emperador y ayudar a los guerreros de la Tierra.
Sus movimientos se hicieron clásicos ya en el primer MK, sumándole aquí una llave de electroshock poco eficaz y que te dejaba vendido en el 99% de las ocasiones en las que querías lucirte haciendo chistorra al rival.

También sufrió una renovación estética para la ocasión. Para el que no lo supiera, Ed Boon se inspiró en uno de los malos de Golpe en la Pequeña China, de John Carpenter (o Juán Carpintero, como dice un amigo mío), para dar vida a Raiden.

Johnny Cage

El actor farsante de Hollywood se volvió del primer MK con las manos vacías, pero consciente de la amenaza latente del Outworld, por lo que no duda, en su afán de búsqueda de protagonismo, en adentrarse en los dominios de Shao Kahn en busca de un nuevo reto.

Otro personaje que cambia de aspecto y además se le suman nuevos movimientos especiales: la bola de energía que lanzaba en MK1 desaparece, dando paso a una nueva bola de fuerza que se podía lanzar a dos alturas distintas, también se le añade un gancho y por su puesto, se mantiene intacta su patada de sombra y su golpe característico: el rompe pelotas.
A muchos les divirtió su friendship, donde estampaba en una instantánea suya una dedicatoria y un autógrafo para el rival agonizante (escena que vimos recreada en la primera adaptación cinematográfica del juego, con Paul Anderson como director, allá por el año 1995)

Como curiosidad, el actor que interpretaba a Johnny Cage (Daniel Pesina, hermano de Carlos Pesina, quien daba vida a Raiden y que actualmente sigue en el equipo) hizo su última aparición en este MK tras tener la genial idea de hacer un anuncio publicitario caracterizado de este personaje para la competencia. Fue inmediatamente despedido, y ésta parece ser la razón por la cual Johnny Cage no apareció en MK3 (hasta MK Trilogy no reaparece este personaje, tras contratar a un nuevo actor)

El nuevo Johnny Cage en MK Trilogy

Kung Lao

Último descendiente del legendario Kung Lao, miembro de la sociedad secreta del Loto Blanco. Se une a Liu Kang en su viaje al Outworld.

Aparece por primera vez en este MK, con aires de misticismo, la inscripción de “guerra” en el pecho y ocultando su rostro con su característico y letal sombrero: elemento clave en este personaje, pues lo usa para atacar, y cuya inspiración procede de… sí, uno de los numeroso malos malosos freaks a los que se enfrentó James Bond, que usaba su gorro como arma: Odd Job.

Kung Lao nos brindó uno de los mejores fatalities de toda la saga de MK: partir al oponente verticalmente haciendo uso de la cuchilla de su sombrero. Mítico.

Jax

Compañero de Sonya Blade, a la cual sigue la pista tras su repentina desaparición. Todas las evidencias le conducen al Outworld, donde no sólo encontrará a Sonya, sino también a Kano, ambos prisioneros de Shao Kahn.

Otro novel para esta entrega, aunque estaba prevista su aparición en MK1 con el nombre de Stryker (aunque como todos sabemos, este nombré sirvió para bautizar al policía barrigudo que se debutó en MK3) Más adelante se le conocerá por unos implantes metálicos en sus brazos, característica que iba a estar presente en MK2 pero que no se pudo llevar a cabo debido al retraso en la elaboración de las mismas.

Es uno de los personajes favoritos de los fans americanos de la saga (incluso protagonizó el nefasto Mortal Kombat Special Forces), aunque a mí, personalmente, no es que me parezca precisamente atractivo.

Scorpion

Cumple su venganza en el primer torneo… o eso cree, pues un nuevo y misterioso Sub-Zero reaparece, lo cual es motivo para que el espectro abandone el Netherrealm ciego de ira.
Tras observar al supuesto resucitado Sub-Zero, se percata de que no es el mismo hombre al que mató: observa como le perdona la vida a un rival, algo impropio del inclemente ninja que le asesinó en el pasado.
Tras descubrir la verdadera identidad de este ninja Lin Kuei, permanece como una sombra tras Sub-Zero, observando todos sus movimientos, y preparándose para un tercer torneo (hasta Ultimate Mortal Kombat 3, nanai, por lo de siempre: problemas de tiempo)

El personaje favorito de Ed Boon, el mío y el de muchos de vosotros seguramente. El citado creativo es quien presta su voz a Scorpion para sus “come here” o “get over here” que masculla cuando usamos el arpón, de hecho, Boon ha conseguido formar parte del Guinness Book of World Records al ser la persona que durante más tiempo y veces ha prestado su voz a un personaje de videojuego.

Sub-Zero

Todos creían que había muerto en el primer torneo. Sí, pero no. Quien muere a manos de Scorpion en MK es el hermano mayor de este Sub-Zero, que tras su caída al Netherrealm se convierte en Noob Saibot. Se le añade un rasgo físico nuevo, para diferenciarlo de su hermano: una cicatriz en un ojo.
Teóricamente es enviado por su clan para hacer el trabajo que no completó su hermano: asesinar a Shang Tsung.
Tras la derrota de Shao Kahn en MK2, regresa a la Tierra, descubriendo que su clan está convirtiendo en cyborgs a sus miembros. Sub-Zero, junto con Smoke, se niega a convertirse en un engendro de metal y abandona el clan, el cual pone precio a su cabeza.

Junto con Scorpion, uno de los personajes más reconocidos de MK y del género.
En torneos futuros regresa envejecido pero no menos poderoso, además, logrará convertirse en el gran maestro de su antiguo clan, incluso cobrará bastante protagonismo en la saga argumentalmente, tras la muerte de Liu Kang, como una de las mejores bazas de la Tierra contra sus enemigos.

Smoke

Personaje secreto nacido de la coña de hacer un ninja llamado Smoke al que continuamente le envuelve una nube de humo. Es miembro del clan Lin Kuei y de amigo de Sub-Zero.
No participa directamente en MK2 pues su intención es velar por la vida de su amigo desde las sombras.

En MK3 repite como personaje oculto, pero convertido en cyborg: no tiene la misma suerte que Sub-Zero y no logra escapar del proceso de automatización al que están siendo sometidos los asesinos del clan, siendo programado para asesinar al gélido ninja. Al final, algo de humanidad despierta dentro de las entrañas del cyborg y decide ayudar a Sub-Zero a deshacerse de Cyrax y Sektor en MK3.
En juegos posteriores, descubrimos que fue derrotado en una batalla contra las fuerzas de Shao Kahn y permaneció en una mazmorra del Outworld, inerte, hasta que Noob Saibot le encuentra, reprograma y lo convierte en su aliado, tal cual pudimos ver en MK Deception.

Noob Saibot

Es el Sub-Zero original del primer MK. Su alma fue corrompida cuando descendió al Netherrealm por primera vez en MK Mytholgies, y tras su muerte a manos de Scorpion, termina definitivamente en este infierno, donde su alma se corromperá completamente: perderá sus poderes gélidos y se unirá a la llamada Hermandad de las Sombras, que sirve a un antiguo dios caído conocido como Shinnok (al que irónicamente nos enfrentamos en el mencionado juego de acción lateral) Su misión en MK2 consiste en espiar los acontecimientos que transcurren e informar a su nuevo señor.

El nombre del personaje proviene de los nombres escritos al revés de los creadores de MK: Ed Boon (NOOB) y Joh Tobias (SAIBOT) Tras la marcha de Tobias de Midway se suprimió la parte de Saibot, pasando a llamarse el personaje Noob a secas.

Era un personaje difícil de derrotar por su extrema rapidez, y su aspecto era simplemente una silueta de color negro basada en el mismo sprite que gastaban los ninjas.
En MK3 aparece también como personaje oculto, cobrando vida con el sprite de Kano (sí, es raro, pero es así) En posteriores revisiones de MK3, se le vuelve a dar vida con los sprites de los ninjas y se le dota de movimientos especiales propios, así como de personalidad e historia propia.
Vuelve a aparecer en MK4, también como personaje oculto y con aspecto idéntico al de los ninjas de MK4.
Su última aparición más célebre es haciendo de subjefe en MK Deception en el tándem Noob-Smoke. En los niveles más altos de dificultad tenía su miga acabar con él.

Reptile

Ser que pertenece a una especie de hombres reptiles que se extinguió hace tiempos inmemorables a manos de Shao Kahn. Se le encomienda la tarea de ejercer de guardaespaldas de Shang Tsung. En MK 2, Reptile se estrena como personaje seleccionable: se le dota de una biografía y de movimientos especiales propios (en MK usaba los de Sub-Zero y Scorpion, pero ahora el único que conserva de aquel título es la patada deslizante, idéntica a la que posee Sub-Zero)
Por primera vez en un MK, un personaje podía hacerse invisible, algo que era ineficaz contra la máquina pero que aseguraba los piques en el modo versus, lo que acompañado de su irritante escupitajo de ácido, le convertía en el personaje ideal para desquiciar a alguien.

En MK1 no juega ningún papel crucial. Aquí ya es seleccionable y es un personaje con identidad propia. No reaparece hasta la revisión de UMK3, pues el MK Team no tuvo tiempo de tener listos los sprites de los ninjas para la primera versión de MK3, y éstos no aparecieron hasta el siguiente título, pero desde luego que intención de incluirlos en un primer momento la había.

Reptile evoluciona, o mejor dicho, involuciona su aspecto a lo largo de la saga. En MK4 se le dio aspecto de hombre lagarto, abandonando su tradicional look ninja, y la cosa no se quedó aquí: en MKDA reaparece convertido completamente en lagarto (personalmente, no me gustó nada este cambio: siempre me agradó mucho más jugar con el aspecto misterioso de ninja que de lagarto Juancho)
Sin un papel relevante en la trama de la saga, jugará un papel fundamental en el retorno de Onaga en MK Deception.

El mítico fatality de Reptile que seguro que os dejó a muchos con la boca abierta.

Kitana

Hijastra del emperador. Sus padres fueron asesinados vilmente por Shao Kahn para hacerse con el reino del que Kitana era la legítima heredera: Edenia.
Su rencor y odio hacia Shao Kahn y sus secuaces la hacen luchar del lado de la Tierra, convirtiéndose en una aliada en las batallas de Liu Kang, con el que guarda una especial relación de afecto.

Era la nueva incorporación femenina a la saga y la única jugable junto a Mileena en MK2, tras la desaparición de Sonya del plantel de luchadores.
Ocupa su lugar en la trama de la saga al recuperar su reino en capítulos posteriores y siendo una fiel aliada de la Tierra.
Es conocida y reconocida por atacar con unos abanicos de cuchillas.

Mileena

Nace fruto de un ritual de magia negra del hechicero Shang Tsung, usando un cuerpo de tarkatan (raza de mutantes que pulula por el Outworld a la que pertenece Baraka) y dándola un aspecto similar al de Kitana (de ahí que se cubra la cara con un velo, ocultando las características fauces de los tarkatan) Se convierte en hermanastra de Kitana, a la cual debe vigilar, pues Shao Kahn no confía en su hijastra (únicamente la mantenía con vida para poder seguir siendo el legítimo dueño y señor de Edenia)
Muere a manos de Kitana, siendo resucitada, aparentemente, gracias al poder de Shao Kahn, no sin antes haber pasado por el Netherrealm, donde conoce a Shinnok, quien es realmente quien la deja salir de este infierno, y al que comenzará a servir en secreto.

Estéticamente comparte el aspecto cutre de Kitana (el mismo sprite, vamos), además, que ambas señoritas estaban algo fondonas para ser unas crueles y ágiles asesinas bajo las órdenes de un sádico emperador de una violenta y corrupta dimensión. Emplea unos sais como armas.

Jade

Compañera y amiga de Kitana, vela por la seguridad de ésta, aunque en entregas posteriores, Shao Kahn la ordena, junto con Reptile, asesinar a Kitana.
Para suerte de la heredera del trono de Edenia, permanece leal a su amistad.
En MK2 aparece como personaje oculto, compartiendo el sprite de Kitana y Mileena, pero de color verde. Costaba hacerla morder el polvo, sobre todo por la velocidad con la que se movía.

Baraka

Pertenece a una especie de mutantes que viven en el Outworld y que está al servicio de Shao Kahn: los tarkatan.
Fue quien dirigió el ataque al hogar de Liu Kang, tras lo cual, el mismo emperador solicita sus servicios para tratar de eliminar a los guerreros de la Tierra.

Baraka seguramente fue el nuevo personaje que más hondo caló a los fans. Su aspecto repulsivo fue uno de sus puntos fuertes: un monstruo con cuchillas retráctiles que salían de sus brazos y un rostro espantoso donde destacaban unos numerosos y largos dientes (en un principio, el equipo de MK quería que todos los habitantes del Outworld tuvieran el aspecto de Baraka, incluso Shao Kahn. Al final se descartó esta idea. Como curiosidad, mencionar que el rostro de Baraka es, nada más y nada menos, que el del clásico vampiro Nosferatu: el actor que encarnaba a Baraka –Richard Divizio, quien ya se puso en el papel de Kano- en las sesiones de captura de movimientos tenía que ponerse una máscara de Nosferatu, a la cual se añadieron clavos como dientes –de ahí ese aspecto de las fauces del personaje-)

Se recupera a este personaje en MK Trilogy (con el mismo sprite que en MK2), y hace su primer debut en 3d en MK Gold (versión mejorada de MK4 para Dreamcast) luciendo un nuevo aspecto donde destacaban unas enormes grapas que parecían unir su cuerpo (se rumoreó que Kung Lao le castigó con su famoso Fatality, de ahí el por qué de esas grapas)

Vuelve como uno de los personajes estrella, sobretodo por el cariño que le cogieron los fans, en MK Deception. Sus fatalities han sido de los más crueles en MK.


Shang Tsung

Pierde el torneo del primer MK a manos de Liu Kang. El emperador, tras estar a un torneo de la victoria definitiva, decide ejecutar a Shang Tsung por perder las llaves de la Tierra. Shang Tsung, in extremis, logra que su señor le perdone la vida al relatarle un plan para atraer a los guerreros de la Tierra al Outworld, donde morirían a manos de Shao Kahn.
Shang Tsung consigue convencerle y recibe más poder que nunca.

El metamórfico hechicero es el único personaje de MK2 que tiene 3 fatalities (Sub-Zero tiene un movimiento final que podría considerarse un tercero, pero no es más que una mezcla de sus dos fatalities), siendo, seguramente, el que más bocas abiertas dejó, el de transformarse en Kintaro y terminar partiendo al rival en dos cachos (para lograrlo, teníamos que ser capaces de pasarnos, como mínimo, 25 segundos manteniendo presionado el puñetazo bajo durante el round final para luego soltarlo en el momento del Finish Him!)

Es uno de los principales villanos de MK. Vuelve en MK3, aunque su regreso más sonado se produce en MK Deadly Alliance, en donde se alía con Quan Chi para poder dominar tanto el Outworld como la Tierra.

La persona encargada de dar vida a Shang Tsung para la captura de movimientos fue Philip Ahn: cinturón negro de quinto grado de Tae Kwon Do, además posee el título de medicina, habla español, coreano e inglés, y por si faltara poco, también daba clases de artes marciales y de defensa personal.

Kintaro

Lugarteniente de Shao Kahn, es el guardaespaldas del emperador. Ansía vengarse de Liu Kang, pues fue el responsable de la supuesta muerte de Goro.
Es más grande y agresivo que su colega shokan.
En un principio, el subjefe de MK2 iba ser una criatura en forma de tigre basado en la mitología china. Al final se descartó esta opción y se optó por un nuevo Shokan. Lo único que atestigua esa idea inicial son las manchas de tigre que cubren la espalda de Kintaro.

Shao Kahn

Emperador del Outworld. Nadie cuestiona su autoridad. Se hizo con el trono de este reino tras envenenar a Onaga, al cual servía antes como un simple consejero (ya ves tú…) Tras acceder al poder, usa la invasión por la fuerza y Mortal Kombat para anexionar nuevos reinos a sus dominios: si hizo con Edenia matando al padre de Kitana y manteniendo a esta como hija adoptiva (pues era la condición indispensable que se le pedía para mantener este reino) y trata de hacerse con la Tierra por medio de Mortal Kombat, aunque sus intenciones fueron mermadas en el torneo anterior. Aún así, guarda un as en la manga: hace miles de años tenía una reina, Sindel (madre de Kitana), a la cual controlaba mentalmente y la convirtió en un ser perverso, ingeniándoselas para que, tras su “misteriosa y repentina” muerte, resucitara en el Reino de la Tierra, dándole a Kahn el derecho legítimo de entrar en la Tierra para reclamar a su reina, momento que aprovechará para invadirla con sus hordas del Outworld (MK3)

Repartía pana que daba gusto, eliminándonos fácilmente con 4 golpes certeros: había que aprovechar esos momentos de fanfarronería, donde nos soltaba sus perlitas de “Feel the wrath of Shao Kahn” y similares, para tratar de callarle la boca a patadas, que por cierto, era una gran triquiñuela para acabar, sin a penas esfuerzo, con este jefe final, bastando saber calcular la distancia y momento justo para darle a la patada alta, que aunque impactara certeramente o no, era cuestión de tiempo ver al emperador del Outworld morder el polvo tan cutremente.

Se convirtió en principal villano de la saga hasta que la fórmula del copiar y pegar que empleó Midway durante la época MK3/UMK3/MKT, no daba más de sí. Se le sustituyó por Shinnok y su nulo carisma en MK4,  y hasta MK Deception (en el caso de GC y PSP, los usuarios de PS2 tuvieron que esperar a MK Armageddon)  no reaparece rebajado como personaje raso, luchando por recuperar el trono que una vez fue suyo.

Shao Kahn, supuestamente, sin su casco.

Mortal Kombat 2 mejoró sustancialmente la experiencia que brindó el primer MK a los jugadores: un salto técnico más que plausible en todos los aspectos del juego, una dirección de arte impactante, una jugabilidad más depurada y dinámica, más personajes, más movimientos especiales, más fatalities, más secretos, más gore… no es de extrañar que muchos fans consideren esta entrega como la más mítica de la saga, y yo me incluyo entre ellos.

En entregas posteriores, la cosa fue perdió fuelle, con esa época de MK3/UMK3/MKT destacada por el copypasteo y el horrendo nuevo plot (con la invasión de la Tierra y esas peleas frikis en una estación de metro, un banco…) y aquellas incursiones cinematográficas, especialmente la segunda película, que a ritmo de techno del malo, te dejaba con el culo torcido (siendo justos, la primera película era potable, teniendo en cuenta los bodrios que fueron Double Dragon, Street Fighter y Mario Bros, por ejemplo, aunque ahora, con la perspectiva del tiempo, son “joyitas” a su manera, ideales para verlas con los colegas y partirse el pecho a carcajada limpia)

¡El horror!

Yo también me sorprendía al ver 5 cajas torácicas, 4 cabezas, 7 piernas… tras reventar a un luchador.

Y hay que rematar la faena hablando de los juegos de aventura que salieron por aquellos años: Mortal Kombat Mythologies y Mortal Kombat Special Forces.
El primero, protagonizado por Sub-Zero, era un juego arcade 2d que recogía, a su manera, la esencia de los combates de los 1 vs 1 de la saga y lucía gráficos digitalizados. Únicamente recomendable para los fanáticos de MK y sólo en su versión para PlayStation: argumentalmente era el preludio de MK4, además de arrojar luz sobre la eterna rivalidad de Scorpion y Sub-Zero, y por otra parte, la versión para la consola de Sony narraba la historia a través de unos vídeos con actores de carne y hueso caracterizados como los personajes del juego (lo mejor del título, sin duda) Lo dicho, sólo para frikis.


Respecto a Special Forces, creo que es una de las mayores mierdas que he jugado nunca, y mira que intenté echarle ganas (que ya tuve los huevos de intentar pasarme Mythologies), pero no había forma humana de encontrarle algo interesante a ese aborto, a pesar de que en su momento se prometió que el juego narraría cómo Kano perdió su ojo y otras lindeces. Este subproducto fue la consecuencia de la espantada de John Tobias del equipo de MK, viendo que la cosa no estaba tomando el rumbo correcto (aunque manda huevos ver el posterior Tao Feng que llevó a Xbox) Lo dicho, no sirve ni de posavasos.

Sin palabras.

Cuando Mortal Kombat dio el salto por primera vez a las 3d, bajo mi punto de vista, se produjo un absurdo linchamiento del juego, y es que, donde algunos mitos, como Street Fighter con su saga Ex, habían tropezado al toparse con los mundos poligonales y la jugabilidad 3D, Mortal Kombat 4 supo salir airoso. La jugabilidad, básicamente, era la misma de MK3/UMK3/MKT, ofreciendo unos combates rápidos, armas y aproximándose más a los orígenes de la saga al dejar atrás babalities, animalities, burtalities y gilipollezalities de turno.
Era cierto que en esos momentos el juego de lucha más popular era Tekken 3, bastante bien merecido, pero para nada me pareció un fracaso el primer torneo mortal en 3d.

Sangre en 3d! Hell yeah!

Habría que esperar a Deadly Alliance para que la saga volviera a estar en boca de todos: con el innovador sistema de estilos de lucha, una gran jugabilidad y detalles gráficos como las lesiones en los rostros de los luchadores, Mortal Kombat resurgió de sus cenizas. Aunque ciertamente, MKDA tenía sus “cosillas”: un grave fallo en el código del programa impidió que los luchadores tuvieran 2 fatalities (y en esta ocasión, muchos eran bastante cutres, con mención especial al de Quan Chi, que después de su sanguinario desmembramiento de pierna en MK4, nos vino con aquella absurdez, por la cual el MK Team llegó hasta a pedir perdón), algunos personajes realmente horrendos (como Hsu Hao o Mavado -previamente conocido como Malvado-, aka el hombre tirachinas, con una estética a lo Mad Max capaz de ponértela dura a primera vista, hasta que lo ves en movimiento y la cosa cambia… o incluso el ridículo Bo Rai’ Cho), física de muñecos de trapo o cuerpos que se comportan como pelotas de goma, ni un stage fatality, barreras mágicas que delimitaban los escenarios (que además entorpecían la jugabilidad, pues cuando éramos despedidos por algún golpe cerca de estas barreras, chocábamos contra las mismas y se nos restaba energía, que seguro que más de uno de vosotros ha entrado en cólera por esto en algún que otro combate ajustado), la falta de tiempo -reconocida por el MK Team- para introducir a personajes como Onaga o solventar los problemas de las animaciones de los brazos de Goro para tenerlo presente en MKDA, son los más destacados matices negativos del juego.
El posterior Deception se erigió como la experiencia más completa de un Mortal Kombat en 3D: más fatalities, hara kiris, death traps -en sustitución de los stage fatalities de antaño-, el retorno de muchos personajes (y escenarios) clásicos, modo Konquest mejorado,  refinamiento de la línea estética, escenarios con varias alturas, juego on line, minijuegos… uno de los MK favoritos de los fans, y para mí, la mejor entrega en 3d a día de hoy. Aunque a muchos les recordó a DA a simple vista, ciertamente, Deception era el juego que tuvo que haber sido en un primer momento Deadly Alliance.

Y colocando el broche en la pasada generación, Armageddon, una oda en toda regla al copypasteo, que malamente me transportó a esos años de MK3/UMK3/MKT: los personajes pasaron a tener un estilo de lucha menos, no había endings, las novedades jugables se limitaban al desternillante Air Kombat y a (por fin) poder atacar o rodar desde el suelo cuando nos derribaban, además, no había fatalities tal cual los conocíamos, dejando en su lugar un cutre sistema de desmembramiento del rival, idéntico para cada personaje. La única faceta positiva que encontré en Armageddon fue el hecho de tener en un solo juego un roster que incluía a todos los personajes de la saga, más alguna incursión nueva. Ciertamente, la falta de novedades y la cutrez, en general, que envolvía el producto, me llevó a pasar más tiempo matando el rato en el (básico) editor de personajes que en otra cosa.

El posterior MK vs DC, un descafeinado Mortal Kombat, me pareció un juego que denotaba falta de tiempo y más trabajo en el desarrollo: los personajes compartían algún que otro movimiento, había pocos combos, gráficamente nada del más allá y bastante justito en algunos aspectos (como iluminación), los fatalities eran de risa y hasta el doblaje parecía que tenía momentos de coña (a pesar de contar con actores de doblaje conocidos, como Ángel Amorós, quien pone la voz a Dios en Padre de Familia o dobló a Zeus en God of War, dobla a Scorpion y Shao Kahn en MK vs DC, pero cosas como Liu Kang con ese acento forzado de chinorri, daban escalofríos, además de la traducción de algunos nombres en sudamericano, con casos como Joker-El Comodín, Catwoman-Gatúbela, etc… incluso llegué a temer encontrarme con algo como Scorpion-El Alacrán, pero por fortuna, nos libramos)
Es el típico título de 10 eurillos en un cesto de segunda mano de Game, que con el tiempo terminas desterrando a algún oscuro rincón de tu jugoteca.

Desde luego que alguien se merece una buena azotaina por aquel MK vs DC

Veremos cómo nos sorprenderá el futuro Mortal Kombat (2011) bajo el sello de la Warner, aunque con, prácticamente, el mismo equipo del MK Team desde hace años, cosa que, personalmente, ya no me agrada: tengo la sensación de que Ed anda algo perdido con el rumbo de Mortal Kombat desde hace años y que realmente no escucha a los fans.
Habiendo visto ya el gameplay (que me ha parecido demasiado estrafalario), con reciclaje de modelos poligonales de MK vs DC, animaciones, sonidos, melodías  e incluso fatalities que no dejan de ser los de siempre pero con el maquillaje tecnológico oportuno, la verdad es que espero poco, aunque pasará lo de siempre: terminaré comprándolo ante la falta de alternativas, pero con la precaución de preveer una posible edición juego del año, con tanto DLC previsto, que miedo me da (¿tendrán el valor de cobrar por fatalities de descarga?)

Tras este fugaz repaso, no quiero terminar sin dedicarle unas líneas de elogio a otro de los grandes títulos de la saga: Mortal Kombat Shaolin Monks, un juegazo de Paradox (que se hicieron famosos por el controvertido Thrill Kill para PlayStation), donde se revisan y aclaran los acontecimientos inmediatamente después del primer MK (la intro de Shaolin Monks es una de mis favoritas)
Una gran experiencia para los fans, tanto en solitario como junto con un amigo, gracias a un espectacular y adictivo modo cooperativo, donde Liu Kang y Kung Lao compartían protagonismo, aunque muchos de los que lo habéis jugado, seguro que optasteis por desbloquear a Scorpion y Sub-Zero para haceros el modo historia.
Como extra, incluyó una versión emulada de Mortal Kombat 2, aunque en la versión pal de PS2, a pesar de que puede desbloquearse, no es accesible debido a un error en el juego.

Para finalizar, aclararos que tenéis disponible Mortal Kombat 2 en multitud de formatos (PC, SNES, MD, 32X, PlayStation, SegaSaturn, recopilatorios, Store…), y que, obviando los ports de portátiles, incapaces de hacerle justicia al juego, recomendaría las versiones de Super Nintendo (muy superior a la de MegaDrive) y la incluida en el recopilatorio de Midway Arcade Treasures Vol. 2, además de la versión disponible en la Store, por 4-5 eurillos (si no me falla la memoria) y con modo on line. Eso sí, en los dos últimos casos, avisar de que tienen un nivel de dificultad que poco tiene que ver con el de la versión del Cerebro de la Bestia, mucho más accesible.

Clásico entre los clásicos, no es de extrañar que Mortal Kombat 2 suela aparecer en los tops de los mejores juegos de lucha de todos los tiempos, y dentro de su saga, junto con Deception y Shaolin Monks, conforman un trío mortal.

Anuncios

Mortal Kombat 1: fatalities de papel

Mortal Kombat: casi dos décadas después

 

Ya han pasado casi 18 años desde que la difunta Midway lanzara su juego más archiconocido y que se ganó su hueco entre las sagas de lucha más legendarias.
Fue en 1.992 cuando un grupo de programadores y artistas de Midway decidieron buscar una fórmula de juego que pudiera competir contra el tuerce muñecas y rey indiscutible de los salones recreativos: el mítico Street Fighter 2 de Capcom. El guerrero nipón era el campeón irrefutable de los juegos de lucha de aquellos años de las 2d. Los juegos de por entonces compartían un nivel gráfico parecido, algo que no pasó inadvertido por las mentes de los chicos de Midway, que decidieron diferenciarse de la competencia apostando por algo completamente distinto al responder con una puesta en escena más realista que la que ofrecía Street Fighter 2, gracias a la digitalización de actores de carne y hueso, rasgo que se convirtió en una de las señas de identidad de la saga en adelante (hasta Mortal Kombat 4, donde se abandonaron las 2d y la saga se puso al día estrenándose en 3d)

En un principio, Midway quería hacer un juego de lucha con el reclamo y atractivo de poder controlar a un virtual Jean Claude Van Damme, que por aquel entonces era un actorcillo de películas de artes marciales más o menos digeribles (a día de hoy basa su existencia en rellenar las estanterías de los video clubes con productos risibles y de ínfima calidad)
Al final, ni Midway ni Van Damme ni el representante de éste llegaron a un acuerdo, con lo que esta idea de convertir en gancho digitalizado al señor Van Damme se descartó por completo, y de hecho, este pequeño incidente supuso el nacimiento de Johnny Cage: un farsante actor de películas de artes marciales.

 

Mortal Kombat no sólo apostó por un aspecto visual distinto, también optó por un sistema de lucha propio: en lugar de dotar a los personajes con los tres típicos tipos de puñetazos y patadas, se determinó que todos los personajes tuvieran la misma clase de golpes: puñetazo bajo, patada baja, puñetazo alto, patada alta, barrido, patada circular, gancho, patada agachado, patada voladora, puñetazo volador, golpes en distancias muy cortas –como cabezazos, codazos o rodillazos- y una sola llave –diferente para cada personaje-. Esto desató la crítica de muchos, sobretodo de aquellos que ya estaban enganchados a SF, pues aseguraban que los personajes a la hora de moverse eran prácticamente idénticos y  que el título no gozaba de unos combates tan estratégicos como en el juego de Capcom, donde los personajes presentaban diferencias más allá de los golpes especiales: no todos se movían con la misma rapidez ni tenían los mismos golpes estándar. Aún así, era toda una satisfacción lanzar por los aires a los oponentes con un gancho o partirles la cara con una patada circular.
Los movimientos especiales resultaron ser más sorprendentes que los que lucían los personajes de SF (además, ya había más de una versión de SF2 pululando en el mercado, con apenas diferencias y movimientos nuevos): las gélidas habilidades de Sub-Zero o el golpe en la entrepierna de Johnny Cage no dejaron indiferentes a nadie.

 

Además, se incluyó una fase de bonus, que por aquella época estaban tan de moda, que era un auténtico machaca botones, especialmente en los últimos niveles (y hasta MK Deadly Alliance no reaparecieron en la saga)

 

Para rizar el rizo, Midway aderezó esta ensalada de golpes con chorros de sangre y violencia gratuita: este sería otro de los rasgos de identidad de Mortal Kombat y que, por supuesto, no pasó desapercibido para las asociaciones de padres y la prensa amarilla. Sin duda, la guinda del pastel fueron los míticos movimientos finales para acabar definitivamente con la vida del oponente: los fatalities, como el beso de la muerte de Sonya, la salvaje decapitación de Sub-Zero, el desgarre de corazón de Kano o el abrasador castigo mortal de Scorpion son algunos de los más sonados de aquella primera entrega. Estos movimientos mostraron una crudeza que nunca antes se había visto en un videojuego, acentuada además por el estilo gráfico que recreaba cada escena.

 

La violencia fue (y sigue siendo) uno de los rasgos característicos de MK, y las consecuencias no tardaron en llegar en forma de censura, fundamentalmente en las conversiones domésticas. De entre los numerosos ports que vieron la luz, la versión de SNES fue la que sufrió de más tijeretazos en su contenido: a pesar de ser, técnicamente, la mejor adaptación del arcade a los 16 bits, el juego no presentaba sangre y tuvieron que ser modificados varios fatalities del juego (curiosamente los que consistían en decapitaciones, como fueron los de Johnny Cage, Sub-Zero y Raiden, además de una ligera modificación en el de Kano) Todo esto, como bien recordamos algunos, dio pie a una especia de leyenda urbana de los videojuegos, la cual afirmaba que existía un truco para desbloquear el modo gore del juego, que simplemente se quedó en eso (justo lo contrario que ocurría en la versión de MegaDrive, donde a gusto del usuario se podía activar el contenido violento) Por otra parte, la jugabilidad de la versión de SNES fue un tanto distorsionada con respecto a la del arcade, además de tener algunos bugs serios, como el de acorralar en una esquina al rival, lanzarle al aire de un gancho y según cayera, ir golpeándole con el puñetazo bajo sin dejarle tocar el suelo: era una triquiñuela muy efectiva, especialmente contra Goro.

La violencia, como decía, era uno de los rasgos característicos del juego, a los que había que sumar la mitología y ambientación del título, que de primeras destilaba unos aires a una película de kung fu de los años 70. Mortal Kombat trajo el gore a los videojuegos de la manera que casi nadie se atrevió en aquella época, y quizás le debamos bastante a los creadores de la saga: Ed Boon y John Tobias (aunque este abandonó el barco allá por el año 1999 cuando le pareció que iba a naufragar, especialmente por las malas críticas que recibieron los juegos de la saga a finales de los 90 y aquel patético film llamado Mortal Kombat Aniquilación; tras su marcha, fundó Studio Gigante en el 2000, lanzando únicamente dos juegos para Xbox: Tao Feng -un intento de crear su propio MK, con notas no muy positivas, aunque introdujo elementos que posteriormente emplearía Ed Boon en MK, como las heridas en los personajes y daños en los atuendos- y WWe Wrestlemania 21, y censando la actividad del estudio en el 2005, momento en el que Tobias comenzó a trabajar en la industria como consultor – posteriormente se encargó de ilustrar el mini cómic que venía de regalo en la edición coleccionista de Mortal Kombat vs DC-)

 

 

 

Historia

Durante incontables generaciones, se ha celebrado secretamente un torneo llamado Mortal Kombat, donde unos guerreros representantes del Reino de la Tierra se enfrentaban contra los guerreros del Outworld, dominado por su tiránico emperador, Shao Kahn. Las reglas del torneo sentenciaban que si el Outworld ganaba diez veces consecutivas el torneo, accedería al control de la Tierra, siendo anexionada a los dominios de Shao Kahn. Un antiguo monje shaolin, llamado Kung Lao, poseía el título de campeón del torneo, descansando sobre él la libertad de la Tierra, hasta que un ser mitad humano mitad dragón llamado Goro, que actuaba bajo las órdenes del hechicero Shang Tsung, le arrebató el título de campeón. El Outworld ha alcanzado ya 9 victorias consecutivas gracias a Goro. Este último torneo es donde se decidirá el futuro del Reino de la Tierra.

 

Escenarios

 

Warrior Shrine

Throne Room

 

The Pit: el único escenario con fatality propio (algo que también se hizo una constante en posteriores entregas: escenarios con stage fatalities, hasta evolucionar al sistema de trampas mortales de MK Deception. El MK Team quería que en el juego hubiera alguna forma sencilla de castigar al oponente con un fatality y The Pit fue la solución: un gancho tras el Finish Him y a disfrutar del espectáculo)

 

Pit Bottom: únicamente accesible cuando luchábamos contra Reptile. Aunque aquí lo veamos repleto de cadáveres ensartados, en las versiones de SNES y MD no hubo ni rastro de estos cadáveres (fijaos bien en los rostros y podréis distinguir a miembros del MK Team)

 

Palace Gates

 

Goro’s lair

 

Courtyard

 

Personajes

Liu Kang

 

Acude al torneo de Mortal Kombat como representante de un templo shaolin en donde se preparan guerreros para tratar de mantener a raya la amenaza proveniente del Outworld.
En este debut luce un aspecto demasiado escueto, inspirado en Bruce Lee: pantalón negro y zapatillas blancas. En un principio, se le iba a llamar Yoshitsune Minamoto.
Consigue derrotar a Goro y a Shang Tsung, convirtiéndose en el héroe de MK durante varias entregas, hasta que en MKDA muere a manos del metamórfico hechicero y reaparece resucitado con aspecto de zombie en MK Deception.

 

Johnny Cage

 

El origen de este pesonaje, como se mencionó anteriormente, tiene lugar en el desentendimiento entre el representante de Van Damme y Midway a la hora de hacer uso de la imagen del actor en el juego que en un primer momento proyectaba la gente de Midway.
Así, sin más, Johnny Cage es un actor de artes marciales al que todo el mundo considera un farsante y participa en Mortal Kombat con el fin de ganar el torneo y demostrar de lo que es capaz. El fanfarrón de Cage siempre será recordado por uno de sus movimientos especiales basado en golpear la entrepierna del rival. En fases iniciales, Johnny Cage iba a ser conocido como Michael Grimm.

Daniel Pesina se encargó de darle vida en las sesiones de captura de movimiento, hasta que fue despedido por hacer un anuncio de un juego de la competencia caracterizado como Johnny Cage. Este fue el principal motivo por el que el personaje no aparecería en MK3 hasta la revisión de MK Trilogy, para la cual se contrató a un nuevo actor.

 

Raiden

 

Es el Dios del Trueno y guardián del Reino de la Tierra. Guía y ayuda a los combatientes de la Tierra, convirtiéndose en su mayor aliado. Es invitado al torneo por el mismísimo Shang Tsung.
Tras la victoria de Liu Kang en MK, Raiden sigue con su papel de guía y protector, hasta que tras los acontecimientos de MK 4 asciende a los cielos como un Dios Antiguo, posición a la que renuncia para volver a la Tierra y hacer frente a la amenaza de la Alianza Mortal de Quan Chi y Shang Tsung en MK Deadly Alliance. En la siguiente entrega, Deception, Raiden pasa a convertirse en un Dios del Trueno rencoroso y sin piedad, harto de las acciones de los mortales que ponen en peligro su propio Reino.
Carlos Pesina le daba vida en las capturas de movimientos, y en el primer film, sería Christopher Lambert quien encarnaría al dios del trueno.

El origen de Raiden tiene como fuente de inspiración la película de “Golpe en la pequeña China”, de John Carpenter, donde podemos ver a uno de los antagonistas del film con un atuendo y poderes similares.

 

 

Sonya Blade

 

Pertenece a un grupo de fuerzas especiales norteamericano. Participa en el torneo con el fin de capturar a Kano, un peligroso delincuente y responsable de la muerte de un antiguo compañero de Blade.
Al finalizar el torneo, en su afán de capturar a Kano, Sonya le sigue hasta el Outworld, donde es capturada junto a él (de hecho, en MK2, en el escenario Kahn’s Arena, aparece encadenada, al igual que Kano, no siendo pocos los rumores sobre la posibilidad de enfrentarse a estos personajes) Su nuevo compañero, Jax (que en un principio iba a aparecer en este primer Mortal Kombat con el nombre de Stryker, pero hasta MK 2 no haría  acto de presencia) se encargará de rescatarla. Posteriormente, informa a sus superiores de la amenaza del Outworld, terminando por crear una agencia que investigará este mundo y tratará de hacerle frente.

La inspiración para crear este personaje viene de la campeona de karate y actriz Cynthia Rothrock, y el nombre se lo debemos a una de las hermanas de Ed Boon.

 

 

Kano

 

Mercenario, asesino y ladrón, es miembro de una organización criminal llamada Black Dragon. Participa en el torneo al oír rumores acerca de un palacio de Shang Tsung donde supuestamente se esconden tesoros de incalculable valor. Le pisa los talones la agente Sonya Blade, y en un acto desesperado por deshacerse de ella, huye al Outworld a través de un portal dimensional, con la mala fortuna de terminar capturado junto a la agente.
Tras esto, el mismo emperador del Outworld le perdona la vida, pues cree que Kano puede serle útil para enseñarle a sus guerreros el manejo de las armas de la Tierra, algo fundamental para llevar a cabo con éxito sus planes de invadir la Tierra en MK3.

Su rasgo más característico es su ojo biónico a lo Terminator, y además, su nombre parece sacado de Jano, el dios romano de las dos caras, algo que le venía como anillo al dedo a Kano, con su rostro claramente diferenciado en dos partes. Como apunte curioso, la parte del ojo biónico fue comprada en una tienda de juguetes cuando el MK Team buscaba elementos para los trajes de los personajes.

Sub-Zero

 

Pertenece a un clan de ninjas chinos asesinos llamado Lin Kuei. Domina el arte de la congelación y es un adversario formidable. Se dice que participa en el torneo para asesinar a Shang Tsung a cambio de una importante suma de dinero (aunque en el final del juego que protagonizó este lin kuei –MK Mythologies- es el mismo Shang Tsung quien le invita a participar en el torneo)
El plan parece sencillo, hasta que se topa con alguien del pasado: Scorpion, miembro de un clan ninja rival, al que tuvo que matar en la búsqueda de un pergamino sagrado en MK Mythologies.
Sub-Zero muere a manos de Scorpion en el torneo, dando con sus huesos en el Netherrealm (que viene a ser como un Infierno en el mundo mitológico de MK) Su alma se corrompió cuando ya tuvo que acceder a esta dimensión durante su periplo en MK Mythologies, y ahora con su muerte, termina por corromperse totalmente, siendo acogido por la Hermandad de las Sombras, quienes veneran al antiguo dios caído Shinnok, un viejo conocido de Sub-Zero, al que tuve que hacer frente en el pasado. Pierde sus poderes y se convierte en Noob Saibot (nombres escritos al revés de los principales creadores del juego: Ed Boon y John Tobias, aunque ahora, tras la marcha de Tobias de Midway, el personaje sólo se llama Noob), y será su hermano menor el que se enfundará el característico traje azul en posteriores entregas.
Personaje clásico de Mortal Kombat junto a Scorpion, siendo uno de los luchadores más populares entre los fans.
Como curiosidad, al principio se iba a llamar Tundra a este personaje.

 

Scorpion

 

Ninja del clan Shirai Ryu, rival del Lin Kuei. Se enfrenta a Sub-Zero en el templo que guarda un pergamino sagrado que era el objetivo de ambos, padeciendo la inclemencia del gélido lin kuei. No sólo pierde la vida, además, su clan es destruido y su familia muere (más tarde descubrimos que el responsable de esto es el hechicero Quan Chi) Tras resucitar para vengarse, su atuendo cambia a un uniforme similar al de los lin kuei y de color amarillo,  considerado el matiz de la cobardía entre ninjas. En este primer torneo, conseguirá saciar su venganza, aunque aquí no terminarán las andaduras del espectro ninja. En entregas posteriores, llega a ser incluso el campeón de los Dioses Antiguos para tratar de derrotar a Onaga en MK Deception.

Se trata del luchador favorito de Ed Boon, que ha prestado su voz al personaje en todas las entregas (lo que le hizo ganarse un hueco en el libro Guinness Record de los videojuegos), tratándose de quien se encuentra tras los “come here” y “get over here” que grita el espectro ninja cuando atrapa a alguien con su kunai.

 

Goro

 

Príncipe de la dinastía Shokan y campeón de MK tras arrebatarle el título al Kung Lao original, e invicto durante 9 torneos. Es un ser mitad dragón y mitad humano bajo las órdenes de Shang Tsung. Ejercía de subjefe como último escollo antes de enfrentarnos al hechicero y se caracterizaba por el uso de una fuerza descomunal que podía sentenciar los combates con unos pocos golpes. No era seleccionable, y durante el desarrollo de la historia de los distintos capítulos de MK cambia de bando.

 

Shang Tsung

 

Hechicero al servicio de Shao Kahn. Es la última baza del Outworld en el caso de que Goro perdiera el torneo.  Sorprendió por su principal habilidad: transformarse en cualquier luchador del torneo shaolin.
Tras su humillante derrota a manos de Liu Kang, Shao Kahn piensa ejecutarle, pero Tsung evita la muerte al detallarle al emperador un plan en donde atraerían a los guerreos al Outworld y conocerían la muerte a manos del mismo Kahn: Mortal Kombat 2.
Al igual que Raiden, la inspiración de este personaje proviene del principal villano de  “Golpe en la pequeña China”, Lo Pan.

 

Reptile

 

Es un ser de una raza de hombres reptiles del Outworld que se extinguió hace miles de años, a manos del mismo ser al que sirve, Shao Kahn. Vigila de cerca los acontecimientos del torneo para informar al emperador, además de ser el guardaespaldas de Shang Tsung.
Era el único personaje oculto del juego: cumpliendo una serie de requisitos, se podía luchar con Reptile en el foso del escenario The Pit. En este primer MK, poseía los poderes de Scorpion y Sub-Zero, y aunque en un principio era un personaje de relleno, con el tiempo gana importancia en la saga, incluso un papel fundamental, como vimos en MK Deception.

 

Ermac

 

No es realmente un personaje oculto en el juego, pero su origen sí tiene lugar en este primer MK: un fallo aleatorio al manejar a Scorpion hacía que su traje fuera de color rojo en vez de amarillo, de ahí que más adelante el equipo de MK tuviera la idea de crear a Ermac, nombre que proviene ni más ni menos de ERror MACro.

No hay que dudar del valor y el legado que Mortal Kombat ha brindado a la Historia de los videojuegos. Más allá del logro de no haber sido un clon más de SF, sino todo lo contrario, un icono y saga con identidad propia dentro del manido género de los juegos de lucha, con una legión de fieles fan detrás, introdujo de una forma explícita la violencia como parte de la esencia del juego, marcando un antes y un después en la industria, aunque con las consiguientes consecuencias alimentando el debate sobre la violencia en los videojuegos y sus efectos.

Muchos, torpemente, han tratado de seguir sus pasos, lo cual denota el liderazgo y el éxito que ha tenido la saga, en términos generales, porque en su trayectoria ha habido momentos marcados por títulos de una calidad mediocre o incluso nefasta (Mortal Kombat Special Forces no sólo tiene el discutible honor de ser el peor juego de la franquicia, también es uno de los mayores bodrios del catálogo de la antigua PlayStation)
Tras casi dos décadas de Mortal Kombat, Midway extinta y ahora Warner Bros como dueña de la IP, parece que el futuro del torneo está garantizado, y de hecho, tendremos una resurrección de la saga en un pseudo remake planeado para la primavera del 2011, momento en el que los circuitos de PlayStation 3 y Xbox360 contendrán toda la intensidad y violencia de los nuevos combates.

 

Análisis Mortal Kombat vs DC Universe

Plataforma de análisis: Xbox 360, PlayStation 3
Estudio: Midway Amusement Games (MK Team), Warner Bros. Interactive Entertainment
Editor: Midway Games
Fecha de lanzamiento: 21/11/2008

HISTORIA 3

Pa’ mear y no echar ni gota. El plot de MK vs DC nos traslada a la fusión de las dos dimensiones de estos dos universos, tras severos “accidentes” provocados por Raiden y Superman cuando trataban de ajusticiar a sus correspondientes némesis (y a su manera): Shao Kahn y Darkseid. El catastrófico resultado de tales actos desencadenará el nacimiento de Dark Kahn, un ente que no es más que la fusión de quienes ya imagináis. Además, una extraña “ira de combate” empieza a poseer a los distintos héroes y villanos, lo que, en su vorágine destructiva, acelera la fusión de las dimensiones que Dark Kahn piensa someter.
Lo dicho: la justa y mínima excusa para el desfile de mamporros de turno.

Los personajes de los que se nutre este crossover son los siguientes (telita con la traducción de algunos nombres, que sólo ha faltado ver cosas como Bajo-Zero o Alacrán):
– Bando Mortal Kombat: Baraka, Jax, Kano, Kitana, Liu Kang, Raiden, Scorpion, Shang Tsung, Shao Kahn, Sonya y Sub-Zero.
– Bando DC: Batman, Capitán Marvel, Gatúbela (Catwoman), Darkseid, Deathstroke, Flash, Linterna Verde, El Comodín (Joker), Lex Luthor, Superman y Mujer Maravilla.

Existió un dcl previsto para incrementar la plantilla con Quan Chi, Harley Quinn, Kung Lao y Doomsday, pero que jamás vio la luz debido a la quiebra de Midway.

JUGABILIDAD 6.5

La jugabilidad de MK vs DC es una extraña fusión del 2D y las 3D: si jugamos con la cruceta digital, tendremos un control tipo 2D (necesitaremos mantener pulsado un botón para poder desplazarnos libremente por el escenario), mientras que si empleamos el stick analógico, la jugabilidad estará más enfocada al 3D. Realmente se controla mejor y se disfruta más explotando el lado 2D, y además, los combates pueden ser bastante dinámicos.

Las principales novedades jugables para este Mortal Kombat descafeinado, residen en el Test Your Might, que básicamente se basa en aporrear botones para tratar de recibir el menor daño posible cuando el rival nos hace atravesar el escenario horizontalmente, y viceversa en el papel del atacante, como es de suponer; Free Fall Kombat, basado en un minijuego de pulsar el mismo botón que el oponente durante una caída vertical en el escenario, evitando así la lluvia de tollinas, que si no es bloqueada (lo que nos permite cambiar el rol), puede culminar con un movimiento especial para aumentar el daño; Klose Kombat, otro minijuego de pulsar botones similar en mecánica al Free Fall Kombat; y por último, el modo Rage, que permite al jugador, tras rellenar una barra, realizar ataques más fuertes y que pueden romper la guardia del rival (aunque realmente es una ventaja que puede desequilibrar los combates e incluso en ocasiones sentenciarlos de manera injusta) Además, se han incluido la posibilidad de realizar movimientos especiales mejorados (rayos más potentes, etc.)

Aunque suene todo demasiado bien, la verdad es que al tratar de profundizar en el juego te encuentras con cosas como que los personajes sólo tienen una llave y que es exactamente la misma para todos los luchadores, el número de combos tampoco es muy allá, la física de cuerpos botando como si fueran pelotas de goma sigue presente, 2 fatalities/ heroic brutalities que son un espectáculo de puta pena (en EEUU fueron censurados uno de Joker y otro de Deathstroke), no hay stage fatalities, sólo dos personajes desbloqueables (el dcl se abortó al entrar Midway en bancarrota)…
Como apunte, destacar que en el modo arcade podemos elegir si luchar sólo contra personajes de Mortal Kombat, DC o “mesclados”.

GRÁFICOS 4

Aunque algunos modelados se pueden salvar (y tiene algunos detalles curiosos, como los daños en las vestimentas o las heridas en los cuerpos), en general, el apartado gráfico del juego deja bastante que desear: escenarios increíblemente austeros (y algunos con unos detalles… que en fin… echad un ojo a Gotham City y al batmóvil), efectos de luz propios de la primera PlayStation, un texturizado que parece mentira que sea propio de un Unreal Engine 3, bugs con las capas de los personajes (entre otros), el efecto de la sangre es cualquier cosa menos realista/creíble…

SONIDO 4

Quién diría que Dan Forden ha trabajado aquí. Las melodías son realmente anodinas, insustanciales… que vaya cosas, van a corde con los escenarios. En cuanto a los fx, lo de siempre y lo que se podía esperar, aunque los gritos de agonía en los fatalities parecen más suspiros que otra cosa.
El juego se encuentra doblado, y a pesar de contar con alguna voz reconocible (Scorpion y Shao Kahn son doblados por Ángel Amorós, cuya voz también presta a Dios en Padre de Familia o a Zeus en la saga God of War), a veces roza unos niveles de calidad cuestionables: basta con oír a Liu Kang doblado con ese acento chinorri forzado (y es más, la traducción presenta deslices como ese “meSclados” en lugar de mezclados cuando podemos elegir contra qué bando luchar en el modo arcade)

OTROS 5

Además del modo arcade, el juego dispone de un modo historia, que no deja de ser una especie de tutorial para manejar a todos los luchadores del juego, mientras, entre combate y combate, nos deslumbran con esas grandiosas puestas en escena que podemos disfrutar en este modo (sí, estoy siendo sarcástico)
También existe la modalidad on line, todo un coñazo, pues la gente suele abusar de los personajes más potenciados del juego: Scorpion, Flash, Shao Kahn…
Y para rematar, un modo desafío combo cuya presencia casi la tildaría de anecdótica, y que además, puede provocar úlceras en algunos retos.

EN DOS PALABRAS

Cuando todos esperábamos aquel Mortal Kombat oscuro y violento, con un aspecto cercano Gears of War, tal y como prometió Ed Boon, y nos encontramos con esto, muchos pensaron que se trataba de una de las bromas sin gracia de este tipo, pero no, craso error. El juego generó una tremenda división entre los fans de la franquicia, aunque finalmente, el estrafalario crossover fue todo un éxito comercial: cerca de 2 millones de juegos distribuidos en dos meses, fue el título más exitoso de la recta final de Midway y posee el honor de ser el juego de Mortal Kombat más reservado en toda la historia de la franquicia.

Técnicamente, entre pobre y justito, aunque jugablemente resulta entretenido, pero tras cada partida, es como un globo que se va desinflando poco a poco, y finalmente, queda relegado en la estantería como una pieza bizarra donde ver a frikis partirse la cara, pero eso sí, es el único juego que nos permite darnos el gusto de encarnar a Joker y volarle la cara a Batman de un tiro o hacer añicos a Superman usando los poderes gélidos de Sub-Zero.

NOTA FINAL 6