Guía de superviviencia para Fallout Shelter

fallout shelter titulo

A falta de pan, buenas son tortas, o eso se suele decir, y como snack ante el lanzamiento de Fallout 4 para las consolas de última generación y PC, Bethesda ha lanzado para Android e iOS este Fallout Shelter, donde se nos pondrá a prueba como supervisor de un refugio. El juego ha llamado la atención de una buena cantidad de fans y para aquellos que quieran adentrarse en las labores de jefazo, aquí tenéis un compendio de consejos y sugerencias que os vendrán muy bien para mantener el orden y ser productivos.

 

 

Prepárate para el futuro

Crear las habitaciones en tu refugio de cualquier manera probablemente causará confusión cuando aumente la población. Una solución es mantener juntas las habitaciones de tipos parecidos, ya que esto facilitará la recolección de recursos y la reasignación de moradores. Intenta excavar hacia abajo tan pronto te lo puedas permitir. Reserva dos plantas para cada recurso: comida, agua y energía. Si construyes una habitación de tres de ancho junto al ascensor y una de dos de ancho junto a esa, tendrás el espacio justo para otro ascensor al final de la planta, en el lado opuesto a la entrada. Repite este proceso para cada recurso y lo tendrás todo organizado en un mismo sitio, además de tres espacios vacíos para alojamientos a la izquierda del ascensor del lado de la entrada.

No te expandas demasiado

¡Ten en cuenta que lo mencionado anteriormente es un plan a largo plazo! Asegúrate de tomarte tu tiempo para construir de forma metódica, porque aquí la eficiencia es la auténtica clave del éxito. Si te expandes a un ritmo demasiado rápido, será complicado gestionar tus recursos y mantener a la gente contenta.

Fusiona habitaciones siempre que puedas

Si construyes una habitación del mismo tipo junto a otra, las dos habitaciones se unirán automáticamente hasta obtener una anchura de tres. Fusionar habitaciones tiene grandes ventajas: los moradores que trabajan junto a otros moradores son más felices y productivos, así que poner al número máximo de seis moradores a trabajar juntos beneficia a todo el mundo. Además, cuantos más moradores tengas en una sala de entrenamiento, más rápido se entrenarán todos.

No mejores las habitaciones antes de tiempo

Si intentas construir una nueva habitación en una habitación mejorada, estarán separadas hasta que mejores la segunda habitación al nivel de la primera. Eso significa que perderás toda la eficiencia que obtendrías con una habitación combinada. Siempre que sea posible, únelas antes de mejorarlas.

Arma a al menos un morador en cada habitación

La vida tras el apocalipsis es difícil: que nadie te diga lo contrario. Partiendo de ahí, a tus moradores pueden ocurrirles tres tipos de desgracias diferentes en cualquier momento. Puede incendiarse una habitación, lo cual es una desgracia. También puede infestarse de mutarachas, lo cual es peor. Y los saqueadores pueden atacar el refugio entero, lo que ya sería el colmo de la desgracia. No obstante, es posible prepararse para todas estas eventualidades. En primer lugar, los incendios: los incendios son cosa fácil. Los moradores que estén trabajando en una habitación que se incendie sacarán extintores automáticamente y lucharán contra las llamas. Las mutarachas, sin embargo, son otra historia: los moradores desarmados pueden pisotearlas, pero se tarda mucho tiempo y al final la habitación se queda llena de moradores heridos. Con los saqueadores pasa algo parecido, aunque merodearán por todo el refugio hasta que se les detenga. La mejor forma de acabar con estos dos invasores es el armamento. Sería ideal que todo el mundo estuviera armado, pero lo mínimo es que al menos un morador en cada habitación lleve armas.

No sacrifiques la primera línea de defensa

Llevará algo de tiempo repartir las armas, así que resulta muy útil tener una reserva de ellas almacenada desde el principio para equipar a tus moradores en caso de emergencia. Equipa con armas a quien se esté enfrentando a mutarachas o a saqueadores y haz que vuelvan a los puños cuando termine el incidente. Hay un truco para cuando has acumulado unas cuantas armas: además de tener algunas almacenadas, llena la primera habitación a la derecha de la puerta del refugio con moradores que lleven armas. Esta será la primera habitación en la que entren los saqueadores cuando franqueen la entrada y, si has seguido el consejo, será una habitación de tres de ancho en la que esperarán seis moradores listos para detener a los saqueadores inmediatamente. También puedes poner a dos guardias en la puerta, pero puede que no te haga falta si hay suficiente armamento en la primera habitación.

Explora el yermo regularmente

Cada vez se producirán más incidentes según se vaya expandiendo tu refugio, lo que significa que necesitarás cada vez más armas. Por eso debes mandar a los moradores a explorar el yermo, ya que allí podrán obtener todo tipo de armamento. Por supuesto, eso significa que tendrás al menos un arma buena y un traje bueno ocupados durante un tiempo (porque mandarás a tus moradores con el mejor equipo, ¿no?), pero los beneficios superan con mucho los inconvenientes.

No te dejes llevar por la avaricia

Está claro que hay muchos riesgos más allá de la puerta del refugio, así que, además de ponerle al explorador el mejor equipo (y tantos estimulantes y RadAways como puedas), tendrás que comprobar periódicamente su progreso. Si parece que las cosas se están poniendo muy peligrosas ahí fuera (especialmente si les queda poca salud y ningún estimulante), pulsa el botón Regresar y tu morador emprenderá el regreso a casa. No habrá riesgos en el viaje de vuelta, lo cual está bien, y solo tardará la mitad del tiempo que le llevó salir al principio, lo cual está aún mejor. Tampoco te pongas muy nervioso por dejar a un morador en el yermo durante demasiado tiempo: si el morador muerde el polvo cuando no estás prestando atención, podrás revivirlo gastando chapas.

Trabaja para conseguir tus objetivos

En el menú del Pip-Boy verás un icono parecido a una condecoración. Ahí estarán tus objetivos: una lista de metas que, si las alcanzas, te otorgarán un buen montón de chapas (o, a veces, una tartera llena de mercancía de primera). Completar objetivos puede generar un flujo regular de ingresos adicionales, además del equipo extra (o incluso personajes de nivel alto y armas raras), que encontrarás en las tarteras.

No seas esclavo de tus objetivos

Partiendo de ahí, a veces conseguirás un objetivo que no encaje con tus metas actuales. ¡No pasa nada! Una vez al día puedes descartar uno de los tres objetivos y conseguir uno nuevo. Pero no te preocupes demasiado aunque ya hayas usado todas tus asignaciones. Muchos objetivos se completarán a través del curso normal del juego. ¡Recuerda recoger tu recompensa para poder activar un nuevo objetivo!

Agrupa a tus moradores

Para hacer que tu refugio crezca, necesitarás más moradores. El problema es que el yermo no está lo que se dice lleno de gente que busque un hogar. Así que, para expandir tu refugio, necesitarás que tus moradores hagan nuevos moradores. Solo tienes que mandar a un morador y a una moradora a los alojamientos y observar cómo están de cháchára y, ejem, una cosa lleva a la otra. Cuanto más alta sea su valoración de Carisma, más rápido pasarán… cosas. Ocurrirán seguro, a menos que la pareja esté emparentada. ¡Y oye, mira! ¡Embarazo instantáneo! Pronto tendrás un nuevo morador (o moradora), que deambulará por el refugio hasta que sea adulto y se le pueda asignar un trabajo.

Hay unas cuantas cosas que debes tener en cuenta antes de comenzar un gran experimento reproductivo. La primera: recuerda que las moradoras en estado de buena esperanza huirán de cualquier accidente para proteger a su hijo, así que una habitación llena solo con moradoras embarazadas no tendrá defensa alguna. La segunda: recuerda que los miembros de una familia no harán nada más que charlar cuando se les mande juntos a los alojamientos, así que asegúrate de que la pareja no está emparentada si te interesa aumentar tu población. Y la tercera: ten en cuenta que, según va creciendo tu refugio, puede ser complicado recordar quién está emparentado con quién o quién destaca en algún rasgo individual S.P.E.C.I.A.L. Recuerda que puedes ordenar fácilmente la lista de moradores de varias formas para que siempre encuentres a quien necesites, y que puedes renombrar a cualquier morador cuando te apetezca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s