Análisis de Alien: Isolation

Alien Isolation

Después de la decepción -y cabreo que nos cogimos muchos- de Alien: Colonial Marines, Sega ha intentado redimirse de sus pecados y de los ajenos -esto va por Gearbox– lanzando el que con toda seguridad es el mejor juego basado en el universo Alien, franquicia cinematográfica con la que Ridley Scott aterrorizó al público allá en 1979 con un Octavo Pasajero que es todo un clásico del cine de horror y ciencia ficción.

Alien: Isolation es un juego largo y tenso, no apto para cualquier tipo de gamer, menos para la gente que vea como una cuesta arriba el ejercicio de la paciencia. No serán pocas las veces que vais a morir en los pasillos de la estación Sevastopol mientras tratáis de agudizar el ingenio para sobrevivir a un Xenomorfo letal, que te pondrá en jaque constantemente.

La trama del juego nos introduce en la piel de Amanda Ripley, hija de la bien conocida Ellen Ripley -protagonista absoluta de la saga Alien junto con los xenomorfos-, que trata de averiguar qué sucedió con su madre 15 años atrás. Su búsqueda la lleva hasta una estación espacial llamado Sevastopol, acompañada por miembros de la corporación Weyland-Yutani, esperando que un archivo de audio sobre la Nostromo -la famosa nave del primer film- pueda ayudarle en su investigación. Al llegar a Sevastopol, se encuentra rápidamente en conflicto con los intereses de la corporación, que desea mantener viva a la criatura alienígena, pero este será el mal menor de Amanda: al letal xenomorfo que está sembrando el lugar de muerte, se unen unos sintéticos de Seegson casi tan peligrosos como el xenomorfo. La narrativa del juego prescinde del abuso de escenas cinemáticas y deja todo el trabajo al jugador, que deberá encontrar documentos y archivos que van desengranando, poco a poco, toda la trama.

Alien Isolation

La paranoia en Alien: Isolation es constante. Hay que mirar dónde pisamos, vigilar los recovecos, mirar hacia atrás a la mínima sospecha, reconocer los sonidos del xenomorfo, comprobar el detector de movimiento de forma regular… y morir. Y es que un enfrentamiento directo contra el Alien es un suicidio, pues raras veces tendremos armas a nuestro alcance -el lanzallamas es una bendición del cielo- y las mejores tácticas para sobrevivir pasan por la distracción y el encontrar un buen escondite donde permanecer a salvo. Es muy recomendable disfrutar de las partidas en un entorno aislado, con auriculares y las luces apagadas para sumar más tensión a la ya lograda atmósfera.

Alien Isolation

Como avisaba al principio, Alien: Isolation es todo un ejercicio de paciencia. No esperéis un juego dinámico, más bien tenemos situaciones tensas que se extienden agónicamente durante largos minutos, aderezadas con otros momentos de adrenalina pura por la urgencia de la escena. Y en esto juega un papel muy importante el comportamiento del Xenomorfo, totalmente impredecible y que hace que ninguna partida se parezca a otra. Esto, a priori, suena muy desafiante, pero en la práctica podemos toparnos con muertes casi accidentales o hasta absurdas, y ojo, que es fácil caer en sus garras una y otra vez en algunos tramos del juego, repetiéndolos hasta llegar al ansiado punto de guardado -salvad en cuanto podáis, es otro útil consejo-. Cuando ya llevéis varias partidas, os daréis cuenta de que muchas secciones del juego no son más que moverse del punto A al B, con algún pirateo de por medio, y se abusa bastante de ello: quizás alguna mayor variedad de situaciones hubieran enriquecido más la experiencia.

Alien Isolation

Otro de los grandes enemigos a esquivar en Alien: Isolation son los sintéticos, aquellos robustos cyborgs de sangre blanca que hemos visto en las películas. Se mueven lentamente, sí, pero son máquinas muy duras de destruir y en más de una situación nos pondrán un un terrible aprieto, sobre todo cuando tengamos que emplear armas de fuego o salir corriendo: el fino oído del Xenomorfo nos detectará y se unirá rápidamente a la fiesta. Pero no todo son carreras o esconderse en la esquina más oscura, también tenemos puzles, no muchos ni muy enrevesados, y debemos elaborar objetos -obteniendo previamente sus planos- que nos facilitarán mucho la supervivencia en Seavastopol -pero cuidado, todo en tiempo real y quedando totalmente expuestos-.

Alien Isolation

A nivel gráfico, una de cal y otra de arena. La ambientación del juego está muy lograda y cuidada, con detalles extraídos directamente del film, pero al examinar el apartado técnico nos topamos con un resultado un tanto decepcionante para un juego que levantaba tantas expectativas. Lo más llamativo es el sistema de iluminación, con sombras y reflejos que, como decía, nos trasladan a la película de 1979, sin embargo, nos topamos con ciertas texturas un tanto simplonas, algunas estancias con escuetos detalles, animaciones que dejan que desear y problemas de inteligencia artificial más propias de producciones de bajo calibre y que pueden influir en la propia jugabilidad -recordad aquello que os comentaba de las muertes sin sentido provocadas por el Xenomorfo-. A nivel sonoro, se recuperan algunas piezas de la película, lo cual es un punto a su favor, y el doblaje en castellano cuenta con voces perfectamente reconocibles y a las que estamos tan habituados ya.

Alien Isolation

El modo historia tiene una duración de unas 20 horas, una cantidad de tiempo muy generosa, sobre todo cuando a día de hoy tenemos aventuras que tan solo nos brindan sesiones que no pasan del total de 10. Pero aunque esto pueda resultar un punto a favor de Alien: Isolation, es más bien lo contrario: la reiteración de la mecánica jugbale se estira demasiado durante todo ese tiempo y con la sensación de ser algo forzado, lo cual puede hacer que el juego caiga en la temida monotonía. No obstante, tenemos disponible también un modo superviviente, repleto de niveles donde debemos cumplir objetivos concretos para superarlos, en otras palabras, es lo que podemos llamar un modo desafío, con un ránking donde comparar puntuaciones con otros jugadores. Recordad también que Alien: Isolation tiene planeados hasta seis meses de contenido descargable que irá detallándose poco a poco, por lo que si al final resulta que el título tiene el éxito comercial conveniente, es probable que tengamos una hipotética edición de juego del año en el futuro.

Alien Isolation

Alien: Isolation es, sin duda alguna, el mejor y más fiel juego dedicado a la saga fílmica de terror xenomórfico. Pero vaya, que difícil no lo tenía, con antecedentes como aquel Alien Trilogy -que, aunque entretenido, no era más que un plato de comida rápida de la época- o el nefasto Aliens: Colonial Marines -todo un acto de sinvergonzonería por parte de Gearbox-. No estamos ante el juego definitivo de Alien, ni mucho menos se trata de un programa perfecto y, también me temo, que tampoco es el título hypeado que nos ha estado vendiendo Sega durante meses. El apartado técnico y una mecánica jugable repetitiva son sus mayores lastres, pero si deseas pasar un mal rato -en el buen sentido-, tienes el don de la paciencia y eres fan de la franquicia, este Alien: Isolation va a darte largas horas de desafíos y tensión.


3 pensamientos en “Análisis de Alien: Isolation”

  1. Llevo mes y medio con el juego precomprado y hoy por fin lo podré probar. Dios, me muero de ganas de echarle horas a esta joya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s