E3 2014: La conferencia de Microsoft

xbox-one-e3-2014

Microsoft ha sido la primera de las grandes en subirse al escenario para mostrar toda su artillería de cara a la feria más mediática del año: el E3 2014. Era una oportunidad de oro, tras las múltiples rectificaciones dadas desde la desastrosa presentación de Xbox One, para desplegar una política más agresiva basada en juegos que pudieran decantar la balanza algo más a favor de la gente de Redmond, cuya mejor ocurrencia para contrarrestar el efecto PS4 es sacar a Kinect de la ecuación.

Y se agradece que el cachivache haya quedado desterrado de este E3 2014 y que el show se haya centrado en juegos. Pero vaya, como en aquel famoso gif animado, lo visto podría resumirse en: “woooow, look at this… it’s fucking nothing“.

La conferencia arrancó con un Phil Spencer del que siempre destaco su sonrisa más falsa que un billete de once euros -y no es que tenga nada en contra del tipo, no ha violado a mi perro, aunque capaz sería, pero siempre me resulta llamativo ese detalle-, asegurando que están escuchando a los fans -yo diría que más bien oír que escuchar- y que este E3 2014 solo iba a estar enfocado en juegos. Y así fue. Vamos al turrón.

Phil Spencer Xbox One

Lo primero que han enseñado es algo que decían que se llamaba Call of Duty: Advanced Warfare, pero parecía más bien el hijo malparido de un útero goloso invadido en una misma noche de sexo y crack por Robocop, Prophet y el Jefe Maestro. Disparos, scripts, drones, robots, las botas propulsoras de la película de Super Mario Bros., momentos absurdos/palomiteros/scriptados -y ojo al drama desplegado en momentos como el compañero que se queda con un brazo atrapado en una nave a punto de estallar o a como el nigga recoge al protagonista con un brazo menos que cuando empezó a pegar saltitos y a soltar tiros-. Como comprenderéis, tras siete años sin cesar de COD, interés ninguno, aunque como siempre, venderá como churros -el mundo al revés-.

Aunque Forza 5 ha salido hace escasos meses con Xbox One en su lanzamiento, a Microsoft parece que se la pela y en un alarde originalidad, en menos de un año con respecto al anterior juego, tendremos Forza Horizon 2, justo el 30 de septiembre. Pero ojo, que esta gente se ha vuelto to loca y te dejan descargar gratis un circuito para Forza 5: Nürbungring. En fin, también se ha hablado de un juego más social, con clanes y mayor conectividad y esas sandeces en las que insisten tanto actualmente y que, fíjate por donde, suena mucho a lo que Sony planea con DriveClub. Vaya, vaya…

Evolve se ha dejado ver e insisten mucho en eso de que va a ser la evolución de los FPS, aunque esto parece responder más bien a un marketing bastante cutre y no sé por qué me da que este juego no va a llevarse sobresalientes precisamente. En el vídeo que han enseñado, se han mostrado las categorías de personajes que habrá, que será tan solo de cuatro, y de cómo luce el bicho que también se pude controlar y que, a todas luces, es lo que más mola. En consolas ya sabéis que opino de los juegos enfocados 100% al online: son productos con fecha de caducidad, como los yogures. Beta en otoño.

La maldición de Assassin’s Creed nos perseguirá hasta el propio Armagedón. Así pues, hemos visto el primer gameplay de Assassin’s Creed Unity, ambientado en la Revolución Francesa -esa que no se extendió a España y que por ello ahora tendremos a la Leti, la primera reina republicana, y a Felipito VI en el trono, como vergüenza nacional-. Más de lo mismo. Hombre mono que viste discretamente con capucha y ropajes que le hacen mimetizarse con el entorno y la muchedumbre sin levantar sospecha alguna y que mata con una cuchilla que le sale de la muñeca. Lo mayor novedad es el modo cooperativo para hasta cuatro jugadores en el modo historia. Nada más. Putin, aprieta el botón rojo, anda.

Seguimos con los multiplataforma, con Dragon’s Age Inquisiton corriendo en un vídeo cinemático hecho con el motor del juego y donde podíamos ver escenas de batallas y los escenarios del juego. A ver si esta vez BioWare ha hecho bien los deberes, aunque tendremos que esperar al 7 de octubre para comprobarlo.

Insomniac se ha postrado ante los pies de su nuevo amo, haciendo Ted Price bastante el ridículo ante cualquier personita con una identificación de Microsoft: no se he cansado de repetir en numerosas ocasiones el hecho de que su próximo Sunset Overdrive -el cual llegará el 28 de octubre– será un juego único en su especie y exclusivo en Xbox One, vamos, que se nota que Microsoft ha sido quien ha financiado el proyecto, y a Price solo le ha faltado practicarle un anilingus a alguien de los de Redmond, algo que me da en la nariz que sabe hacer muy bien. El tráiler era fresco, simpático… y el gameplay desenfadado y dinámico, pero en su esencia no era más que otro tps pero ahora repleto de colorines. Quizás si tuviera 12 años me llamaría más la atención. Pero vaya, no, no es un juego que me venda una Xbox One ni en broma.

Hace unos días teníamos el anuncio de la llegada de Dead Rising 3 a PC y ahora le tocaba ser protagonista a la versión de Xbox One, que recibirá un dlc llamado, atención, Super Ultra Dead Rising 3 Arcade Remix Hyper Edition EX Plus Alpha, donde podremos vestirnos como icónicos personajes de la histórica compañía, además de usar sus propios movimientos especiales -por ejemplo, Ryu y sus hadouken-. Una gracia sin gracia.

Los snacks se materializaron en breve referencias a títulos como Fantasia: Music Evolved y un nuevo Dance Central, de los que paso de dedicarles más de una línea y media. A continuación, volviendo a apostar por la innovación y la originalidad… ¡Otro Fable! Para esta ocasión podremos ser los malos malísimos editando niveles para putear a los héroes de chichinabo del juego. Habrá beta multijugador de Fable Legends este mismo otoño.

Project Spark me sorprendió para bien, aunque es una falsa expectativa: se trataba de un tráiler milimétricamente estudiado para resultar más efectivo que aquella paupérrima presentación de hace… ni me acuerdo. Me llamó la atención la supuesta versatilidad de este editor, aunque dudo el común mortal pueda llegar a hacer virguerías igual de flamantes.  Como colofón, la presencia de la irreverente ardilla Conker, que llegará como añadido extra en el juego -se ve que Rare está ocupada en algo, quizás en hacer cafés, y no pueden aprovechar esta licencia tan reclamada por los fans-. También hubo espacio para los indies, como Ori: The Blind Forest, Inside, la llegada de Mighty Nº9 a Xbox One o Cuphead entre otros. Nada interesante.

Como no podía ser de otra forma, la ración de Halo debía estar presente. Todo obeso mórbido norteamericano amante de la marca Xbox -orgullo patrio- sueña con ser algún día un Spartan, pero como eso no es posible, se dedican a comprar el juego, y claro, como no son pocos… Bueno, el caso, que en vez de enseñar algo relevante de Halo 5, nos cuelan una reedición en pack de Halo, Halo 2, Halo 3 y Halo 4, que además incluirá el multiplayer de Halo 2 con todos sus mapas. Podrán jugarse versiones originales o las remasterizadas e incluirá una beta del multijugador de Halo 5, que arrancará, en teoría, en diciembre. Halo: Master Chief Collection lo tendréis en las tiendas el 11 de noviembre, y según Amazon, tanto para Xbox One como para Xbox 360.

Geralt de Rivia también acudió a la fiesta y nos enseñó cómo cazar un Griffo, algo que no podremos hacer hasta febrero del año que viene, cunado The Witcher III: The Wild Hunt salga a la venta. No me ha sorprendido mucho, la verdad sea dicha, y detalles gráficos como el pelo del bicho, me han hecho estornudar sida. La segunda temporada de Killer Instinct quedó confirmada para finales de este año y se nos mostró por primera vez a TJ Combo con un nuevo look que luce de puta pena. En serio, qué lástima lo de este juego y qué tarados los de Nintendo al prescindir de las licencias de Rare.

Rise of The Tomb Raider se confirma como el siguiente juego de Lara Croft, que con toda probabilidad seguirá la senda iniciada por aquel magnífico reboot camuflado y altamente influenciado por los Uncharted de Naughty Dog -y para mi gusto, mucho más entretenido el juego de Crystal Dynamics y con mejor protagonista que los títulos del gilipollesco clon poligonal de Jaime Cantizano-.  Ubisoft volvió a cobrar protagonismo gracias a un demostración en tiempo real de su esperadísimo The Division, con el downgrade gráfico de turno -nada nuevo bajo el sol de Ubisoft– y qu será una de las mayores apuestas online de la compañía. Aún con todo, técnicamente, sorprende por la cantidad de elementos en pantalla que pueden mostrarse simultáneamente, aunque a nivel de gameplay, lo visto me resultaba demasiado convencional como para poder brillar con luz propia.

El pelón de Hideki Kamiya, de Platinum Games, tomó el escenario y anunció el título que prepara en exclusiva para Xbox One: Scalebound. No sé ni lo que es. Según Kmiya, un juego de acción como nunca hemos imaginado, pero en la cgi -algo de lo que se ha abusado mucho en el show-, tan solo vi a un jovenzuelo algo afeminado, que iba de guay, con unos cascos, que de golpe se encuentra entre dos bichos que parece que van a pelearse en plan Pokémon, luego resulta que el dragón era colega suyo o lo tenía domesticado, el tipo se recubre con una armadura que parecían excrementos secos, se lía a espadazos mientras escucha música… En fin, que lo mismo me da que me da lo mismo. Finalmente, se nos anunció el retorno de Crackdown, que esta vez correrá a cargo de David Jones, veterano curtido en compañías como Rockstar y DMA Design, también presente en la dirección de la entrega original para Xbox 360, por lo que parece que podemos respirar tranquilos y esperar que esta tercera parte no sea el fail en que se convirtió Crackdown 2.

Y ya está. Nada más. Todo muy previsible y ni una jodida sorpresa interesante. En serio, ni una. Vale que han captado cosas como que la gente no quiere limitaciones en el mercado de juegos de segunda mano, que no desean la conexión permanente, que Kinect se lo podía meter Ballmer por donde amargan los pepinos -no sé por qué creo que su intestino grueso debe ser como el del Señor Esclavo de South Park-, que la consola era cara… Pero no se dan cuenta de que no ofrecen una línea de software que incline la balanza a su favor. Y menos mal que dicen que escuchan a los usuarios. Quizás para el año que viene se den cuenta de ello, que parece que esta gente funciona con un terrible jet lag.

El caso es que ha habido ausencias muy notables. Por ejemplo, Halo 5, orgullo y buque insignia de la marca Xbox, debería haber sido mostrado -que así de verde andará como para no enseñar nada-, Black Tusk podría haber tomado el escenario e hypear a los fans de Gears of War, Quantum Break haber revelado algo de su trama, aunque no lo vamos a ver hasta la Gamescom -¿alguien sabe siquiera de qué va el juego? no me extraña que se vaya a 2015-… Y luego tienen franquicias muertas de risa, como Perfect Dark, Conker, Battletoads… de las cuales se rumoreó sobre la posibilidad de ver reinicios de estas. En fin, demasiado juego multiplataforma, que además ya se repite hasta el punto de dar arcadas, no ha habido megatones y Microsoft, pese al varapalo que le está metiendo Sony en ventas, parece demasiado tranquila para estar en el embolado en el que se encuentra. Conformismo y continuidad. Si ya tenía claro que no iba a comprar una Xbox One, ahora me reafirmo aún más en esta intención.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s