Así fue el E3 2014 de Sony

ps4-vita-bundle_0

A día de hoy, Sony está que se sale con su PlayStation 4: una máquina de 400 euros, que adolece de ciertas carencias frente a un PC bien equipado, con online de pago y sin casi juegos de peso, se vende como churros. Lo de gamers para gamers era un eslogan tramposo, claramente, pero es que en realidad quien ha propiciado este éxito ha sido la propia Microsoft con sus meteduras de pata continuas con Xbox One.

Había muchas esperanzas depositadas en un E3 2014 que debería haber sabido responder a ese eslogan que citaba, pero lo cierto es que me he quedado con un sabor bastante agridulce tras tragarme hora y media de conferencia, con un ritmo tedioso -en serio, esta gente debería buscar ponentes más dinámicos y programar mejor el contenido-, ausencias notables y falta de nuevas ideas.

Si la conferencia de Microsoft arrancó con Call of Duty: Advanced WarfareActivision también fue la encargada de hacer los honores en la ponencia de Sony, salvo que con el esperado juego de los creadores de Halo: hablamos de Destiny, un futurista MMO de acción en primera persona que se antoja como uno de los proyectos más ambiciosos de Activision. Se nos contó algo más de la historia de Destiny -bastante tópica e irrelevante para este tipo de programas- y se nos mostró el juego en movimiento, apreciando un acusado downgrade gráfico. Se afirmó que los usuarios de PlayStation 4 podrán acceder a una beta del juego de forma temporal este mismo verano y se anunció un pack de la consola en un precioso color blanco -sí, era muy cuca- junto con un mando del mismo color, Destiny y una suscripción de 30 días a PlayStation Plus, que estará en las tiendas el 9 de septiembre, quedando así confirmada la fecha de salida de Destiny, salvo sorpresa de última hora -mirad lo que pasó con Watch Dogs-.

The Order: 1886 entró en escena dejando de lado los tiroteos sin sentido para dar paso a un pasaje donde el protagonista se topaba con una criatura humanoide que mutaba ante sus ojos y lo perseguía por los pasillos de una estación de metro. Gráficos sólidos y buena ambientación: me ha convencido muchísimo más este breve gameplay que el burdo anuncio con el que se nos dio a conocer The Order: 1886. Si el juego sabe aunar y mezclar en las dosis correctas acción y survival, bienvenido sea, allá por comienzos de 2015. Otro exclusivo fue mostrado a continuación: Entwined, una rareza de corte indie y de acabado colorido que parecía una suerte de shooter sobre raíles. Ya está disponible  para PlayStation 4 y PS Vita con opción cross buy por 9,99 dólares. Sinceramente, gastarse esa pasta en una pollez de colorines dando vueltas por la pantalla, no sé qué sentido tiene. Es lo que llaman la moda indie y underground.

El rumoreado dlc para inFamous: Second Son se convirtió en una realidad con su anuncio materializado en un tráiler donde pudimos ver que tendremos un chichi de protagonista y poco más: llegará a PS4 en el caluroso mes de agostoSony volvió a apostar por lo seguro y se sacó de la chistera Little Big Planet 3, aunque no me sorprendió en absoluto, menos cuando parece una reiteración de lo mismo ya visto en PS3. La única novedad fueron los tres nuevos compañeros de Sackboy, que resultarán imprescindibles para exprimir los niveles del juego gracias a sus habilidades únicas, quedando así patente una potente componente multijugador para Little Big Planet 3, que, como es lógico, solo podréis disfrutarlo pasando por caja y pagando la suscripción de PlayStation Plus -de ahí esto de meter multijugador a lo que sea, hasta a un simulador de corta césped-. Little Big Planet 3 llegará noviembre a PlayStation 4.

Shuhei Yoshida tomó el escenario y empezó a hablar de una compañía con la que Sony ha mantenido lazos muy estrechos desde hace décadas. Ya intuía que era From Software y que en la pantalla a espaldas del señor de ojos rasgados se iba a desvelar un nombre: Demon’s Souls 2. Pero no, no fue así. El próximo juego de Hidetaka Miyazaki, director de Demon’s Souls y Dark Souls, que será exclusivo de PlayStation 4, lo conoceremos como Bloodborne. Ambientado en una época victoriana, al verlo en movimiento quedó confirmada aquella filtración que vimos suponiendo que era Demon’s Souls 2. Erramos en parte, pero desde luego que la puesta en escena era espléndida y teniendo en cuenta quién es el director encargado del juego, podemos estar ante uno de los exclusivos más potentes del futuro catálogo de PlayStation 4. Por desgracia, la espera va a ser larga, ya que Bloodborne llegará en algún momento de 2015 aún por determinar. Sigo teniendo fe en ver algún día Demon’s Souls 2.

Ubisoft mostró un gameplay exclusivo de Far Cry 4 que en su esencia recordó muchísimo a la anterior entrega del juego: tiroteos, explosiones, conducción, asalto de vehículos -lo más espectacular que vi del gameplay, aunque era todo automático, claro-, liberación de bases… Ni un segundo de respiro en el Himalaya, y es que me pareció que la acción era demasiado caótica y todo resultaba un tanto tumultuoso. Me llamó la atención y me pareció un gran detalle el hecho de poder jugar en cooperativo con hasta tres amigos más necesitando solo una copia del juego para disfrutar de una partida compartida: esta característica será exclusiva de PlayStation 4 y PlayStation 3 -y ya podrían aprender otras editoras/desarrolladoras-. No me emocionó mucho, sería el típico juego que compraría en oferta: lo que sí me hubiera alegrado la noche hubiera sido el anuncio de Blood Dragon 2.

Dead Island 2 fue anunciado con un tráiler cgi donde el humor era la tónica predominante; después vimos un vídeo de Battlefield: Hardlined -interés cero, menos con la noción de que Visceral Games no sabe hacer juegos de acción: a Dead Spece 3 me remito-; se anunció una nueva alianza con Paradox Entertainment que cobraba forma con Magicka 2 para PS4; una de las sorpresas de la noche fue el anuncio del remasterización de Grim Fandango -aunque no será exclusivo de Sony-; nos empacharon con una traca de indies -sí, se creen que la gente se gasta 400 pavos más la suscripción anual del plus para jugar con monigotillos pixelados y sandeces de serie Z-; y Suda51 dio la nota con lo que promete ser otro de sus característicos juegos, con altas dosis de violencia, aunque no quedó claro si era un multijugador competitivo, si habrá modo historia o qué diantres es Let it Die: en serio, no tengo ni idea de qué va el asunto, aunque echa una peste a multiplayer que echa para atrás.

Más indies saltaron a la palestra -Yavé, mátalos a todos-, aunque he de reconocer que me llamaron la atención el preciosista Abzú y el peculiar No Man’s Sky, que se perfilan como los dos títulos independientes más deseados para PlayStation 4. También hubo lugar para los free to play y Sony aseguró que quieren que PlayStation 4 sea el hogar predilecto de este tipo de juegos, con más de 25 títulos en la recámara para la consola, como Kingdom Under Fire, Guns up o Planetside 2. Estas cosas, ya sabéis que mejor en PC.

Project Morpheus pasó de puntillas por la conferencia -no se dio ningún dato relevante sobre el mismo, como fecha o precio, ni se vio cómo funcionaba el chisme-; se confirmó que podremos subir vídeos desde PS4 a nuestro canal de YouTube a finales de este año -peligro de más basura en YT, por si hubiera poca y por si no tuviéramos suficiente con un Rubius y tarados del mismo corte- ; se habló de PlayStation Now, que funcionará incluso en televisores Bravia y tendrá su beta pública el 31 de julio en Estados Unidos, con juegos como Ultra Street Fighter IV, Metal Gear Solid V: Ground Zeroes o God of War Ascension -no se habló nada de precios, solo que esperaban poder ajustarlos hablando con las editoras, lo cual sonó terriblemente mal-; PlayStaiton TV también permitirá el juego en streaming conectando un mando al mismo y su precio ha quedado en 99 dólares norteamericanos. Todo esto me lleva a pensar que el futuro de Sony va a estar ligado a simples codificadores de señales de vídeo y los juegos almacenados en una nube. Tiempo al tiempo.

La serie Powers podrá visualizarse en las consolas PlayStation, siendo el primer capítulo de la misma totalmente gratuito para los miembros de PlayStation Plus; vimos un adelanto de la película animada de Ratchet & Clank, que llegará en 2015 junto con un videojuego nuevo; y en cuanto a PS Vita, la consola sigue requete muerta y tan solo se mencionaron tres juegos de pasada para la misma: Minecraft, Tales of Borderlands y Child of Light. Eso sí, Sony tiene esperanzas en que la uséis mucho muchísimo para el juego en segunda pantalla y en streaming -¿para qué sacar títulos para la consola si cuando funcione PlayStation Now se tendrá acceso al catálogo más selecto de PS3? Algo así deben pensar estos japoneses-.

Y llegó, por sorpresa, el momento de ver en primicia un gameplay que esperaba con ganas: el de Mortal Kombat X. La decepción ha sido mayúscula, en serio. Primeramente, el acabado gráfico me ha parecido de pena, con un manido Unreal Engine 3, que por mucho que lo personalicen, es de la pasada generación y se ve que Netherrealm Studios no sabe lidiar con él, justo lo contrario que la gente de Rocksteady con su Batman: Arkham Knight, el cual también corre bajo el mismo motor modificado y luce un millón de veces mejor, siendo un sandbox. ¿En serio, no se puede conseguir mejor resultado para un escenario diminuto con dos personajes en pantalla? Hablando del gameplay, me ha parecido que a Ed y compañía se les ha terminado de ir la olla y han implementado la filosofía de Injustice: Gods Among Us erróneamente en Mortal Kombat X. Demasiado rollo de magias, golpes estrafalarios y explosiones, cuando muchos esperábamos, de una vez, un tratamiento más serio para el juego. En cuanto a los nuevos personajes mostrados, qué decir… una mujer insectoide que parece un saltamontes con regomeyo, un clon de Ogre de Tekken y un niño / enano ridículo montando un bicho cachas que, sospechosamente, en movimiento, se da un aire a Bane y Solomon Grundy de, vaya, Injustice de, vaya -otra vez-, también de Netherrealm Studios. Llegará en 2015. Hype bajo cero, casi a los niveles de Mortal Kombat vs DC.

La remasterización de The Last of Us llegará a PlayStation 4 el 29 de julio y se dejó ver en un vídeo donde era más que visible el lavado de cara que ha recibido esta pieza imprescindible de Naught Dog. También se confirmó que Grand Theft Auto V llegará a las consolas de nueva generación y PC -¿alguien lo dudaba?-, y además, los jugadores podrán traspasar sus datos online de las versiones de PlayStation 3 y Xbox 360 a las de sus sucesoras. También vimos un tráiler de Metal Gear Solid V: The Phantom Pain, aunque la sorpresa quedó eclipsada por la filtración, horas antes, del mismo. La verdad es que el juego luce de escándalo y promete dar a los fans una nueva experiencia aún más intensa que en las anteriores entregas: no somos pocos los que estamos deseando poder catar lo próximo de Kojima Productions.

Batman: Arkham Knight se mostró con un gameplay en primicia que nos dejó los pelos como escarpias a muchos. Justo al contrario que con Mortal Kombat X, lo próximo del Caballero Oscuro, tal y como ya os comentaba, a pesar de correr también en una versión modificada del Unreal Engine 3 y ser un sandbox con un escenario enorme, hace gala de unos gráficos magníficos. Lo más novedoso fue mostrarnos cómo podremos recorrer Gotham con el batmóvil e impartir justicia sobre cuatro ruedas. La verdad es que no me gustó nada lo que vi en este aspecto y ojalá no se le dé más protagonismo del debido al vehículo. El resto de la jugabilidad es totalmente continuista. Habrá que esperar, al igual que con la mayoría, a 2015 para poder jugar a Batman: Arkham Knight.

Y como guinda del pastel, Naughty Dog cerró la conferencia con un breve vídeo de Uncharted 4: A Thief’s End, elaborado con el motor de juego, donde pudimos ver a Nathan Drake adentrarse, pistola en mano, en un paraje selvático donde unos cuerpos consumidos en jaulas suspendidas en los árboles le daban la bienvenida. También para 2015 y seguramente será uno de los vendeconsolas de PlayStation 4 -para mí no, desde luego-.

Una vez más, Microsoft se lo ha puesto en bandeja a Sony. Ha bastado con mostrar unos multiplataforma más interesantes, con gameplays en primicia, y sacarse una minúscula cantidad de exclusivos para hacer morder el polvo de nuevo a los americanos. Y es que claro, en Sony están creciditos con este panorama y da la sensación de que no van a arriesgar ni innovar más que lo justo: es cierto que estamos en tiempos de turbulencias económicas y que la llamada crisis lo ha cambiado todo, pero los gamers queremos más.

The Order: 1886 o Bloodborne me llaman más la atención que la quinta entrega numerada de Halo -sin numerar ya no sé ni cuántas van- o el exclusivo proyecto de Platinum Games para Xbox One, pero vaya, todos los grandes, absolutamente todos, se nos van a 2015. Y aquí hago una reflexión. Si AMD vaticina un ciclo más corto para las consolas actuales, en el que podríamos pasar de los 7 a los 5 años, si esperamos a que PlayStation 4 tenga un precio medio decente y un catálogo mínimamente atractivo, nos podemos ir a finales de 2015, es decir, dos años tras el lanzamiento original de la máquina, lo que nos dejaría otros tres de margen de vida útil, de modo que ¿merecerá la pena hacer una buena inversión en las nuevas consolas o solo estamos, como dicen muchos, ante una generación de transición?

Y ahora toca hablar de ausencias. ¿Nada de God of War con ambientación nueva o aunque sea otra vez Kratos? ¿DriveClub desaparecido en combate? ¿Dónde se ha metido Capcom? ¿Dónde está Deep Downgrade? ¿Por qué no hemos sabido nada de la nueva IP de Guerrilla? Y qué decir de The Last Guardian, el cual aseguran que sigue en desarrollo y no se ha visto ni una sola imagen del mismo desde hace años. Y cuando hablaban del retorno de clásicos, pensé que veríamos de nuevo a Crash, quizás un Syphon Filter o Medievel, pero nada, absolutamente nada. Y de la desgraciada PS Vita mejor ni hablemos: ha quedado relegada a periférico de PS4 y quizás la podréis desempolvar cuando entre en funcionamiento PlayStation Now. Luego tenemos el empache absurdo de indies, y yo vuelvo a repetir: ¿quién paga 400 pavos para jugar a eso? En fin, si tengo que elegir un caballo ganador, desde luego que no es Microsoft, aunque por hacer un símil más acertado, esta situación la compararía con tener que escoger entre comerme una mierda llena de moscas verdes o una rata pustulosa. Quizás debería plantearme buscar un nuevo hobby.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s