Leyendas urbanas de los videojuegos

Leyendas urbanas de los videojuegos

Seguramente habréis oído hablar de relatos, creepypastas e historias que han ido pasando del boca o boca o circulando por internet, donde un videojuego se convertía en el protagonista de esa inquietante narración o mediante una hazaña imposible conseguíamos desbloquear el Santo Grial del programa.

Vamos a hacer juntos un repaso a una recopilación sobre algunas de las muchas leyendas que pupulan sobre ciertos videojuegos, algunas con supuestas muertes involucradas y otras más inocentes, pero que no dejan de ser crónicas que merecen ser acopiadas.

Código de sangre en Mortal Kombat SNES

Como muchos recordaréis, el port del primer Mortal Kombat a Super Nintendo sufrió de unos de censura por parte de la gran N que llegó a perjudicar a las propias ventas del cartucho. La versión de SNES tenía fatalities censurados -se prohibieron las decapitaciones- y los luchadores no sangraban al ser golpeados. En Mega Drive, la competencia directa del Cerebro de la Bestia, existía la posibilidad de activar la violencia mediante un código que debía introducirse en una pantalla previa al menú principal: A, B, A, C, A, B, B.

Muchos fueron los bulos que circularon en aquellos tiempos sobre la existencia de un código con los mismos efectos en la versión de SNES, es más, hasta la propia Acclaim, la encargada de la conversión, aseguró que algún día sería revelado. Pues bien, eso jamás sucedió, incluso la propia Acclaim quebró y aquello no era más que una treta para tratar de vender cartuchos. Con Mortal Kombat II y las siguientes entregas, Nintendo no volvió a cometer el mismo error.

 

Los Cuatro Grandes Maestros en Street Fighter II SNES

Street Fighter II Special Champion Edition

Nintendo consiguió anotarse un gran tanto al tener a Capcom de su parte en la era de los 16 bits, logrando traer a Super Nintendo juegos como Final Fight o Street Fighter II. Como réplica a la llegada de este hit a SNES, Sega respondió con la versión Street Fighter II Special Champion Edition para su Mega Drive, donde lo que más llamaba la atención de los chavales de la época era la posibilidad de poder jugar con Balrog, Vega, Sagat o M. Bison -o “Mister Bision”, como decían algunos-.

Por supuesto, los rumores sobre la posibilidad de poder elegir a los Cuatro Grandes Maestros en la versión de SFII de SNES no tardaron en aparecer y comenzaron con un boca a boca que aseguraba que para poder desbloquearlos había que realizar hazañas del estilo completar el juego en el máximo nivel de dificultad y sin perder un round. Por supuesto, eso era más falso que un billete de 7 euros: los usuarios de SNES tuvieron que esperar hasta Street Fighter II Turbo para tener el equivalente a la versión Special Champion Edition de MD -y aún así, las chispas saltaban por el hecho de que la memoria del cartucho de SNES era de 20 MB frente a los 24 del de MD… aunque parecieran cosas de niños, a día de hoy se tienen discusiones similares con las actuales consolas-. Como curiosidad, remarcar que existe una versión hackeada de Street Fighter II donde podemos elegir a los cuatro jefes finales, aunque solo podemos jugarla en emulador o cartuchos repro con la rom modificada.

Street Fighter II Player Select

 

 

Tails Doll: el personaje maldito de Sega

Tails Doll

Tails Doll era uno de los personajes secretos del juego de carreras Sonic R para la en su día marginada Sega Saturn , que, como su nombre indica, se trata de una versión de peluche de este compañero de Sonic.

R-char_select-tails doll Tails Doll Sonic R

Se dice que la leyenda negra sobre este personaje nació a raíz de un incidente que tuvo lugar hace años en Los Ángeles, en el que una madre encontró a su hijo muerto, quien, aparentemente, estaba jugando a Sonic R en su Saturn. El hecho tuvo lugar en el día de acción de gracias, con buena parte de la familia reunida en la casa. Cuando la cena estaba lista, el pequeño no había bajado aún a recibir a sus abuelos y a sentarse a la mesa, por lo que su progenitora subió escaleras arriba hasta el cuarto de su hijo. Llamó insistentemente a la puerta, y al ver que no respondía, decidió entrar. Allí, encontró al niño boca arriba, con los labios azules, pupilas dilatadas y espuma brotando de su boca. Entretanto, en la Saturn aún encendida, podía escucharse la canción “can you feel the sunshine?” (“¿puedes sentir el brillo del sol?”)

La progenitora señaló en su declaración a la policía que el muchacho estaba obsesionado con uno de los personajes del juego, Tails Doll, y que estaba pasando demasiadas horas con su consola. Conforme al informe de la policía de Los Ángeles, el chaval murió asfixiado durante un ataque epiléptico, a pesar de que el chico o en la familia no había antecedentes de esta enfermedad.

Tras el funeral, los padres decidieron donar las pertenencias del muchacho, llegando a parar a manos de sus mejor amigo aquella Saturn. Cuando el nuevo dueño comprobó la máquina, aún estaba el disco de Sonic R introducido, y al ojear las partidas, pudo ver que desbloquear a Tails Doll fue lo último en vida que hizo su amigo. Esta historia fue relatada en internet por el propio colega del fallecido, desatando cierta psicosis a la que Sega no fue ajena: no se volvió a usar a Tails Doll en nuevos juegos -aunque en Sonic Adventure aparece como parte del decorado de un nivel-.

 

El cartucho maldito de The Legend of Zelda: Majora’s Mask

majoras mask cursed

Un jovenzuelo recibe una destartalada Nintendo 64 de regalo, para la cual decide salir a buscar algunos juegos de ocasión. En su camino, se topa con una venta de objetos en el garaje de una casa -algo muy habitual en EE.UU. y que hemos visto en multitud de series y películas-. El dueño de toda aquella mercancía resulta ser un anciano con aspecto peculiar por unas oscuras ojeras y unas marcadas líneas en su rostro. El muchacho se ve tentado de comprar a precio de ganga un cartucho desgastado, de color negro y con el nombre “Majora” escrito con rotulador sobre él. Sin pensárselo dos veces, hace el trato y se marcha contento con la compra.

Ya en casa, se dispone a comprobar que el cartucho funciona y a jugar una partida con le mismo. Lo primero que le llama la atención es que existe un guardado con el nombre de Ben, con una partida avanzada pero no terminada. Aún así, ignora esa ranura de guardado y comienza a jugar su propio personaje, llamado Link. La rom parecía estar corrupta al ver que tienen lugar diferentes errores gráficos, como texturas que desaparecen, y además, de forma aleatoria, el juego reconoce al jugador en unas ocasiones como Link y otras como Ben.

majoras mask cursed 2

La primera idea que se le ocurre a este muchacho para tratar de solventar esos problemas, pasa por borrar la partida guardada. Una vez hecho esto, sin embargo, comienzan a tener lugar glitches aún más extraños, como diálogos sin sentido, algunas melodías se escuchan al revés… Y entonces tiene lugar lo más insólito: el juego se resetea de golpe y al llegar a la pantalla de partidas guardadas, se encuentra un archivo llamado “Drowned” (ahogado en inglés) Más situaciones absurdas se repiten, como un Skull Kid matando a Link, posturas imposibles para los personajes, muertes por ahogamiento aún con una máscara Zora…

majoras mask cursed 3

Con la inquietud en el cuerpo, el muchacho decide no volver a jugar y trata de investigar sobre el anterior dueño del juego. De esta forma, vuelve a la casa del anciano, el cual parece no estar, de modo que pregunta a los vecinos por el mismo y le aseguran que es un tipo bastante extraño y que rara vez se deja ver por el vecindario. Sin saber muy bien por qué, intenta indagar entre los vecinos para averiguar si alguien conocía a algún Ben, y la respuesta fue que le dieron le heló la sangre: Ben era un muchacho que vivía en esa casa hacía años, antes de que llegara el anciano, y que al parecer, había muerto ahogado en un accidente.

 

El final ambulancia en Silent Hill

Alchemilla Hospital Silent Hill

Este supuesto final del mítico primer Silent Hill solo podría desbloquearse tras haber visto los cinco finales del juego y obtener 9 estrellas de oro de puntuación -total, casi nada-. La leyenda surge a raíz de la supuesta hazaña lograda por un tipo que respondía bajo el nick de Felon en la red de redes.

Esto es lo que este sujeto narraba: en la escuela, tras conseguir el agua destilada y glucosa, se podía fabricar una bomba casera que serviría para usarla en la pared adyacente al parking del hospital Alchemilla, donde habría una ambulancia. Más adelante, llenó de combustible el motor que se encuentra en una gasolinera, acarreando con él de vuelta hasta el estacionamiento del hospital y colocándolo en la ambulancia. De esa guisa, se podría arrancar el vehículo y salir del ese lugar. Posteriormente se dirige a la iglesia Balkan (donde hasta hay marcas de neumáticos) encuentra la llave de la barcaza, y cuando llega al Indian Runner, puede abrir la caja fuerte y coger de su interior unos peculiares paquetes. Cerca de ese sitio encuentra la planta Claudia, y con estos hallazgos, se encamina al tercer piso de Nowhere, donde se pueden mezclar los ingredientes para elaborar Aglaophotis y que usará contra Alessa, dando lugar al llamado final ambulancia, donde presuntamente Harry Mason es enviado al hospital Alchemilla tras el accidente que sufre y  resulta que toda la pesadilla de Silent Hill había sido fruto de su imaginación.

La realidad es que este final es absolutamente falso, incluso diseccionando el contenido del disco de Silent Hill con los programas adecuados, se puede comprobar que no hay ni una referencia a este ending, ni hay datos sobre las botellas con las que se haría el explosivo casero.

 

Anuncios

Un comentario en “Leyendas urbanas de los videojuegos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s