Review Ryse: Son of Rome

Ryse son of Rome

Inicialmente, este Ryse iba a tratarse de un juego destinado a convencer al público hardcore de las bondades de Kinect en la época de Xbox 360 y de que el cacharrito podía integrarse perfectamente en programas más allá de los chorrijuegos que recibió. Pues con las ganas se quedaron aquellos que lo esperaban, y es que finalmente Ryse se ha convertido en uno de los juegos de lanzamiento de Xbox One.

Y no exento de polémicas desde la primera vez que la “prensa especializada” el echara el guante y pudiera catarlo en distintos eventos con impresiones bastante frías en su inmensa mayoría. Por fin ha llegado el día y ya podemos sentenciar si Crytek ha hecho bien los deberes con este penúltimo juego suyo antes de entrar de lleno en el mundo de los free to play.

La trama de Ryse no es que sea su punto fuerte, introduciéndonos en la piel de Marius Titus, soldado romano que se moverá a caballo entre Roma y Britania, aunque la mayor parte del juego transcurre en este segundo escenario. Venganzas, un enemigo implacable y un decadente imperio son los ingredientes de un plot que únicamente sirve como mero decoro para poner en contexto el espectáculo visual de Ryse: Son of Rome -y ojo, no esperéis fidelidad histórica-.

ryse son of rome 1

Dicho esto, el programa es un beat’em up demasiado convencional con unos escenarios muy lineales que a duras penas ofrecen un ápice de exploración: quizás nos topemos con alguna vía que muere ante algún pergamino para coleccionar, pero la sensación de ir corriendo desde el punto A hasta el B, machando a enemigos -con poca variedad de estos- de la misma manera -y no falta la típica escena con formaciones en tortuga- no es que sea la repera precisamente.

ryse son of rome 2

La cara más oscura del programa es, sin duda, el gameplay. Contados con dos ataques, uno básico con el gladius y otro que nos permitirá romper la guardia de los enemigos, pero vaya, la variedad de combos casi se puede contar con los dedos de las manos, y al final, la tentación de andar machacando botones es casi inevitable. A esto hay que sumar una IA muy predecible con patrones que no invitan a que el juego sea un desafío, mientras que el movimiento para esquivar nos deja mucho margen de maniobra.

ryse son of rome 3

Y ha llegado el momento de dedicarles unas palabras a los polémicos QTE del juego. Estos se activan para poder ejecutar a los enemigos debilitados, y da igual si consigues acertar a la perfección la combinación de botones o no: la única diferencia residirá en los puntos obtenidos por esa muerte que siempre tendrá lugar. En las primeras partidas, resulta espectacular -aunque servidor esperaba más brutalidad-, pero cuando te topas con oleadas de enemigos -que insisto, se repiten demasiado los modelados- terminas aborreciendo este sistema que se vuelve tedioso.

ryse son of rome 4

A nivel técnico, puede decirse que junto con Killzone: Shadow Fall, este Ryse: Son of Rome es una de las mejores muestras de las capacidades de las nuevas consolas. Escenarios ricos en detalles, una elevada cantidad de personajes en pantalla, buenos efectos de partículas, batallas enormes y caóticas, fantásticas recreaciones faciales… ya sabemos que en este aspecto Crytek no decepciona. Aunque hay algunos detalles en los que parece que no se ha reparado: ¿qué es eso de ir siempre con la armadura reluciente e inmaculada aunque hayas vertido sobre ella litros de sangre y hayas recibido decenas de golpes? Otro aspecto controvertido es el tema de la resolución, que aquí ronda los 900p para evitar caer en esos 720p endemoniados por el público, mientras que la tasa de frames corre a 30 fps, con alguna caída muy puntual en momentos determinados.

ryse son of rome 6

La campaña se divide en 8 episodios y tiene una duración de unas 5 horas, aunque con la práctica, esta cantidad se puede reducir, y vaya, resultan bastante escasas y puede ser un argumento de peso como para no hacerse con el juego de salida. Aún así, hay un modo multiplayer con un estilo horda al que no le termino de coger el punto. Pueden desbloquearse objetos y sandeces para el personaje, pero el problema radica en que este multijugador no resulta atractivo tras unas pocas partidas.

ryse son of rome 7

Tengo la ligera sospecha de que el lanzamiento de PS4 ha pillado a Microsoft desprevenida, la cual podría haber pensado que hasta entrado 2014 no iban a mover ficha los japoneses. Y esto lo digo a tenor de que, tras probar los principales juegos de lanzamiento de Xbox One, me he topado con productos que necesitaban pulirse más, jugando siempre con la sensación de que lo que tenía ante mis ojos estaba rematado con prisas. Quizás de ahí el asunto de las resoluciones, problemas técnicos, duración…

Y este Ryse no es una excepción. La campaña tiene una vida muy corta, no hay alicientes para rejugarla y el gameplay es bastante simplón y monótono. La otra cara de la moneda es el apartado gráfico, el mejor mostrado hasta el momento en un exclusivo de Xbox One, pero vaya, siempre he pensado que un videojuego es la compensación adecuada entre gráficos y jugabilidad según qué tipo de juego: está claro que a un Wario Ware no se le puede exigir un nivel técnico abrumador, pero no hay duda de que en este Ryse: Son of Rome falla una parte del binomio.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s