Nintendo y su política de censura

 

La gran N siempre se ha caracterizado por esforzarse en ofrecer una imagen de compañía familiar, donde sus productos suelen ser videojuegos coloridos y simpáticos donde la muerte, el maltrato, la discriminación, la política, el alcohol, las drogas o la violencia no tenían cabida. Aunque bueno, lo de torturar al pobre de Bowser con baños de magma o sacrificar a Yoshi para conseguir saltos más largos serían algunos puntos a analizar de los juegos de Nintendo.

Sin más dilaciones, os invito a poneros cómodos y a echar un vistazo a este artículo que os traigo sobre curiosidades y anécdotas acerca de temas tabú para la compañía de Mario Bros. Espero que disfrutéis de la lectura.

Seguramente este tema resulte familiar para los jugones que vivieron la época de la NES, Super Nintendo y Nintendo 64, fundamentalmente. La fuerte cuota de mercado de las 8 y 16 bits de Nintendo le permitieron a esta establecer unos requisitos (censura, vamos) sobre el contenido de los juegos que saldrían para sus máquinas, cuidando especialmente cada gran mercado, normalmente, por separado: norteamericano, europeo y japonés, aunque ojo, hay que tener presente que Nintendo, en Japón, destinaba sus productos tanto para el público más joven como para adultos, cosa que no ocurría en EE.UU. o Europa, donde mayormente el target eran los zagales, siendo este motivo por el cual muchos contenidos de juegos japoneses se recortaban con la tijera de la censura antes de llegar a otros países. He aquí una recopilación de algunos casos que seguro que muchos recordaréis.

Konami se vio obligada a censurar las mamas de las estatuas (sí, estatuas) de títulos como Super Castlevania IV o Castlevania III (aquí hasta fue retocada la pechuga del enemigo en forma de Medusa):

Another World, el juego de Éric Chahi que a día de hoy está considerado todo un clásico, también se las vio con Nintendo a la hora de realizar el port a SNES. La rajilla de los culetes de las alienígenas  que aparecían al comienzo del nivel final eran demasiado eróticas y podían provocar fapeos masivos entre los chiquillos y la consecuente pérdida de visión, de modo que unos pocos píxeles sirvieron para evitar tal tragedia:

Square tuvo que poner más tapaditas a las sirenas de Final Fantasy VI de Super Nintendo, y ojo, que los RPG japoneses, normalmente destinados al público adulto japonés, solían revisarse hasta con lupa cuando se preparaban las versiones para otros territorios: referencias a la promiscuidad y sembrar dudas sobre la homosexualidad de los personajes estaba totalmente fuera de lugar.

Y qué decir de la versión de Duke Nukem 3D para Nintendo 64, un cartucho que sufrió un tijeretazo bestial, además de tener ciertas carencias respecto al original, como la ausencia de música por la limitada capacidad del cartucho. Así pues, verle los pechos a las babes era imposible, los carteles insinuantes fueron reemplazados, el famoso cine porno del primer nivel fue censurado, la librería para adultos sustituida por una armería (se ve que es mejor fomentar el culto a las armas que a las tetas) o el puticlub del segundo nivel cedió su lugar al Duke Burguer (aún recuerdo leer en la revista oficial de Nintendo Acción la respuesta a estos retoques: “Si quieres ser un héroe, juega a Duke Nukem 64, si sólo quieres mirar tías, juega a otro juego“):

Final Fight, el mítico yo contra el barrio de Capcom tampoco pudo sortear los tijeretazos de la censura nintendera: Jessica aparecía en SNES mucho más tapadita que en la versión arcade:

La violencia nunca ha sido algo que haya tolerado bien la antigua Nintendo. Célebre fue el caso del port del primer Mortal Kombat, donde la sangre fue sustituida por sudor (pues sí que sudaban aquellos tipos, sí…) e incluso los fatalities que contenían decapitaciones y el famoso movimiento final de Kano fueron sustituidos por otros más light a los ojos de la gran N (y qué decir de la tremenda leyenda urbana en torno al código de sangre para activar el gore en la versión de SNES, que resultó ser más falso que un billete de 11 euros, mientras que por otra parte, la mayoría de usuarios prefirieron la versión para la 16 bits de Sega que sí permitía acceder a tan morboso contenido). También se omitieron, tanto en Mega Drive / Genesis como en Super Nintendo, los atrezos gore de la parte inferior del escenario The Pit.

Curiosamente, aunque Mortal Kombat 2 nos llegó a nosotros íntegro, en Japón el juego fue censurado, y resulta paradójico que en un país en el cual se han producido juegos que precisamente destacan por el alto contenido violento, se recortara la versión de SNES del segundo torneo de Mortal Kombat. Así pues, la sangre pasó a ser de color verde y los fatalities transcurrían en un tono grisáceo.

Otros casos serían Final Fight o Street Fighter 2, donde los efectos de sangre desaparecerían (en Street Fighter lo haría hasta del logo de la pantalla de versus), en Final Fight 2 pasaría lo mismo e incluso al primer boss se le quitaría de una de sus manos un cuchillo de carnicero; en según qué versión de The Legend of Zelda: Ocarina of Time juguemos, veremos a Ganondorf sangrar de color rojo o verde; la pantalla de título de Super Castlevania IV no tendría el efecto de las gotas de sangre; la pantalla de game over de Zombies ate my Nieghbors se cubriría de un extraño líquido morado; la sangre de la versión de Mortal Kombat Trilogy para Nintendo 64 tenía un tono más claro que el de otras versiones, las heridas de los malos de GoldenEye 007 parecían manchas de vino (posteriormente se le permitiría a Rare que en Perfect Dark existiera la posibilidad de decorar los escenarios con la sangre de los enemigos)… y así un largo etcétera en cuanto a la cuestión de la violencia.

Otro caso llamativo fue el de la sustitución de la transexual Poison y su compañera fémina Roxy por Billy y Sid (nombres que son guiños a las estrellas del rock ochentero Billy Idil y Sid Vicious) en la versión doméstica de Final Fight para Super Nintendo. Parece ser que golpear a una mujer o a un representante de un colectivo minoritario en aquel juego no haría más que fomentar el maltrato a personas del género femenino o a travestidos (dar palizas a macarrillas algo afeminados era más correcto). También remarcar que la silla de ruedas con la que se desplazaba el jefe final de este mismo juego fue cambiada por una silla de despacho… con ruedas, para evitar el posible enojo de los minusválidos (y atentos al dato, que Belger usaba dicha silla no por estar impedido, lo hacía porque le daba pereza caminar).


Igualmente, la secuela de Final Fight volvió a reemplazar a los enemigos mujeres por hombres con una silueta bastante femenina:

El maltrato animal tampoco le gustaba a Nintendo, es más, ni el aparentemente inocente Ice Climbers se libró: golpear a lindas foquitas con un mazo no parecía un espectáculo agradable para el público occidental, de modo que fueron sustituidas por un extraño enemigo de forma redonda. Y ni sin ser tan inocentes, tampoco se dio el visto bueno a llenar de plomo a los pastores alemanes de Wolfenstein 3D para SNES, que fueron sustituidos por ratas mutantes gigantes.

Las referencias al alcohol y al tabaco también estaban totalmente prohibidas. Por ejemplo, en Art of Fighting no aparecen incluso señales de prohibido fumar en el escenario de Todo o las cervezas de una de las fases de bonus fueron sustituidas por botellas sin etiqueta ni contenido.

En Duke Nukem 64 tampoco hubo rastro del alcohol, es más, se reemplazaron los sprites de las cervezas por unos de botellas de Coca Cola, mientras que en Duke Nukem Zero Hour, los programadores incluyeron un guiño a esta prohibición, también presente en el cartucho, en forma de un cartel que decía “dry town by order of sheriff Ted Nindo” (ciudad seca por orden del sheriff Ted Nindo, en clara alusión a la política de Nintendo por no incluir alcohol en sus juegos):

Esta política también llego a alterar el nombre de uno de los personajes de Punch Out (hasta sus citas), sustituir la palabra bar por club o cafe (Final Fight, Duke Nukem 64, Final Fantasy VI…) e incluso reemplazar sustancias o pastillas por otras aparentemente más inocentes, como el cambio de los esteroides de Duke Nukem por vitamina x o ciertos personajes que en un Final Fantasy empezaron buscando opio y al final iban tras bananas:

Los nombres de un par de jefes de Final Fight fueron cambiados debido a que se asimilaban a términos que Nintendo no quería ver en sus juegos. Así pues, Sodom (Sodoma y parecido a sodomy -sodomía-) se convirtió en Katana y Damnd (que se aproximaba a damned -condenado, maldito, endemoniado-) pasó a ser Trasher. Parece una ridiculez, pero la cosa va más allá cuando la pose de victoria de Bowser en Super Mario RPG se interpretó como un corte de manga y tuvo que ser alterada.

El contenido político y religioso también fue un tema peliagudo para Nintendo. Las cruces que se empleaban en Castlevania para dar muerte a los vampiros se convirtieron en boomerangs, símbolos como la cruz cristiana fueron retirados, modificados o reemplazados, una referencia a Dios en Final Fight alterada y hasta el escudo espejo de The Legend of Zelda: Ocarina of Time tuvo que ser rediseñado ante las protestas de musulmanes por mostrar una luna creciente en sus superficie (también tuvo que retirarse un coro musulmán que amenizaba el templo de fuego).

La eliminación de la simbología nazi (como las esvásticas) fue la tónica en Bionic Commando y Wolfenstein 3D, aunque sean juegos que, paradójicamente, en su génesis fueron creados en esa ambientación. Incluso se llegaron a modificar los retratos del Führer en el juego de Id, mientras que en Bionic Commando Hitler era conocido simplemente como Master-D.

Algunos eslóganes desaparecieron también en ciertos juegos, como el crush the kids (machaca a los chicos) de Art of Fighting, aunque resulta curioso que palabras como dick (polla en inglés) puedan leerse en algunas puertas que aparecen en Final Fight.

Sin embargo, Nintendo tuvo que dar su brazo a torcer y ceder en algunos casos, aunque siempre intentando adaptarse a lo políticamente correcto según el sistema de calificación de contenido del país o región de turno. Por ejemplo, tras el fiasco en ventas de Mortal Kombat, no les quedó más remedio que permitir que desde entonces se lanzaran sin censura las posteriores entregas de la saga; Doom para SNES no tuvo recorte alguno en este sentido (sin embargo, en la versión de GBA sí fue alterado el color de la sangre); Resident Evil 2 llegó a Nintendo 64 en un enorme cartucho -permitiendo, eso sí, elegir el grado de violencia y color de la hemoglobina de los zombies-; GameCube disfrutó del famoso remake de Resident Evil y de otros títulos de la saga sin impedimento alguno; MadWorld tiñó de rojo los circuitos de Wii… La gran N sabía que no le quedaba más remedio que levantar la mano y suavizar su política de contenidos si querían tener buenas relaciones con las desarrolladoras y la aprobación de los clientes, aunque actualmente siguen manteniendo cierto nivel restrictivo, revisando hasta los diálogos de los juegos (Metroid Prime 3 por ejemplo, en la edición Trilogy,  tuvo un anecdótico retoque en este sentido -en un diálogo se reemplazó la palabra damn, maldición, por no-) Por otra parte, con el tiempo, la propia Nintendo también se atrevió a editar títulos más adultos para sus consolas, aunque muchos de ellos de first parties o estudios muy vinculados a la misma: Perfect Dark, Killer InstinctEternal Darkness Conker’s Bad Fur Day son los perfectos ejemplos -y casi únicos-.

Quizás sean detalles menores y que en muchos casos no afectan a la jugabilidad, pero desde luego que no deja de ser sorprendente el nivel de obsesión en determinados juegos, y aún con todo, los más puristas siempre prefieren disfrutar de las versiones íntegras que provienen originalmente de las mentes de los creadores, pero ojo, que estos a su vez están supervisados por editoras o aconsejados hasta por un despacho de abogados. También remarcar que es importante la madurez del mercado y la aceptación social del videojuego, algo que ha ido progresando y han permitido que contenidos que antes eran escandalosos, ahora sean de lo más común, y como siempre digo, cada juego tiene su público. También existe la barrera de la cultura, pues algunos gestos o símbolos pueden ser aceptados en algunas a la par que repudiados en otras.

Y hasta aquí este pequeño repaso anecdótico que espero que os haya resultado ameno y entretenido. ¡Nos vemos en Pixel2Pixel!

Anuncios

10 pensamientos en “Nintendo y su política de censura”

  1. Conocía de la censura de algunos juegos como duke nukem….pero jamás tanta censura! juegos como castlevania por unas tetas o que haga el corte de manga bowser….que fuerte!

  2. Tendrías que haber visto lo que hicieron con Maniac Mansion. Si buscas en google “The Expurgation of Maniac Mansion”, y alucina. Saludos me ha gustado mucho este artículo.

  3. Gracias por tu comentario, Kowen. Habrá que echar un vistazo al tijeretazo de Maniac Mansion y puede que sumarlo al artículo.

  4. Muy buen post, desconocia gran parte de los que mencionas. Por cierto, tambien hubo otras censuras de estilo puritano-mojigato, como se puede ver en los juegos Fatal Fury 2 y Special, Art of Fighting y el de las Tortugas Ninja Tournament Fighters.

    Fatal Fury 2: http://fc07.deviantart.net/fs70/f/2013/122/5/2/mai_shiranui_ff2_censorship_comparison_by_hey_mr_dj-d63vw6d.png
    Fatal Fury Special: http://fc05.deviantart.net/fs70/f/2013/122/2/c/mai_shiranui_ffs_censorship_comparisons_by_hey_mr_dj-d63re5d.png
    Art of Fighting: http://fc02.deviantart.net/fs70/f/2013/121/8/f/king_censorship_comparisons_by_hey_mr_dj-d63ryhh.png
    Tortugas Ninja Tournament Fighters: http://fc02.deviantart.net/fs71/f/2013/097/6/d/aska_censorship_comparisons_by_hey_mr_dj-d60uiq9.png

  5. Magnífico aporte, Pablo. Espero poder actualizar la entrada en no mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s