Aquellos maravillosos años: publicidad viejuna, volumen 3

Tercera entrega para rememorar aquellos anuncios con los que pretendían comernos la cabeza en las revistas de turno que muchos comprábamos todos los meses (internet en aquellos años no estaba al alcance de los hogares) ¡Disfrutadlo!

Publicidad para la consola de Sega, donde se presumía de la cantidad de títulos disponibles para la máquina (la cual recibía bastantes conversiones de juegos arcades, además de ser más antigua que SNES, lo que permitió que de partida contara con una buena cantidad de títulos)
También podemos ver cómo se parodia el sobrenombre de la consola competidora directa, Super Nintendo, llamada el Cerebro de la Bestia.

Cachivache que permitía jugar a los juegos de Master System II en Mega Drive. A su modo, una especie de predecesor de adaptador como el Super Game Boy Player que veríamos más adelante en SNES.
La verdad es que el cacharrín seguramente sólo tendría utilidad para aquellos jugadores fidelizados a la marca.

Línea de gama económica de juegos de Sega. A Nintendo le costó bastante lanzar una línea de este estilo (recordad aquellas cajas rojas de “precio especial” para algunos juegos de SNES, y los posteriores Player’s Choice que nacieron en Nintendo 64)

El Cerebro de la Bestia… lo tenía todo “súper”. La verdad es que en el plano técnico, las cosas como son: SNES se meaba claramente sobre Mega Drive (colorido, resolución, sonido -el procesador de Sony marcaba una tremenda diferencia-…)

Gran eslogan: “La SUPERioridad está en NINTENDO”.

Y como colofón, vídeo donde ponían a caer de un burro a Mega Drive (un tipo de publicidad que actualmente está prohibida) [minuto 6:30]:


Aún recuerdo esas peleas de patio de colegio discutiendo sobre qué máquina era mejor: que si Mega Drive porque tenía un Street Fighter de 24 megas, que si Mario Bros era para maricas, que si SNES no tenía lector de CD, que si los gráficos de Mega Drive eran de pena, que si el mando de la consola de Sega sólo tenía 3 botones… ¡qué tiempos aquellos!

Publicidad para Mega Man X y Mega Man 3, uno de los héroes más conocidos de Crapcom. La verdad es que nunca le he visto la gracia a este bicho cabezudo.

Moonwalker, reconocido juego del fallecido Michael Jackson, que actualmente ha incrementado su precio en el mercado de segunda mano por motivos obvios.
Jackson era aficionado a los videojuegos y sentía predilección por los sistemas Sega.

En esa fecha, Mortal Kombat llegaba a los sistemas domésticos por primera vez, no exento de polémica. La única versión de 16 bits que contenía sangre era la de Mega Drive, aunque a nivel técnico era un tanto pobre, mientras que la conversión para SNES disponía de un apartado gráfico superior, pero la sangre fue sustituida por sudor (y anda que no hubo rumores sobre cómo activar el modo gore en Super Nintendo, resultando todos falacias puras)

Mortal Kombat 2, considerado por muchos como el mejor capítulo de la saga, dio el salto a numerosos sistemas.

Mortal Kombat 3 fue considerado como el primer pinchazo de la saga, fundamentalmente por el cambio de ambientación, sus fatalities ridículos y ser un juego sin terminar (posteriormente, se lanzó la revisión Ultimate, que ya veis que esto de lanzar títulos actualizados no es algo nuevo)

Seguro que muchos recordáis este juego de lucha donde se enfrentaban en combates a muerte unos dinosaurios, con fatalities incluidos, en la línea de títulos como Mortal Kombat.


Honestamente, sin palabras.

Curioso plataformas protagonizado por Ren y Stimpy, aquellos alocados personajes que vivían surrealistas aventuras en aquella mítica serie animada.

Sonic 3 se acercaba y Sonic & Knuckles nos traía a casa la tecnología de “ensamblaje de cartucho”, que nos permitía jugar con el bicho rojo en niveles de los cartuchos de Sonic para Mega Drive.

Starwing, uno de los abanderados del chip FX para SNES, aunque también hay que mencionar títulos como el simpático Stunt Race FX (¿nadie sospecha del parecido entre sus coches y los de Cars?) o la versión de Doom para la 16 bits de Nintendo.

Publicidad para un conocido juego de puzzles, que vio la luz en varias plataformas.

Estábais en un error si creíais que los juegos de lucha libre experimentaron su boom en la generación actual. Si bien, es cierto que ahora en España es mucho más popular este espectáculo -fundamentalmente por la llegada de inmigrantes latinoamericanos, que sí tienen devoción por este show-, pero ya desde la época de SNES-MD era fácil encontrar títulos de este corte (incluso en la época del Amstrad)

Promocionaca de la revista Hobby Consolas. Curiosetes a la vista eran un rato, ahora, estos relojes tenían poca vida útil.

Wario se daba a conocer entre los nintenderos, exclusivamente en el terreno portátil. Tardaríamos años en ver en Europa un plataformas para sobremesa protagonizado por este orondo y avaricioso personaje, que actualmente es más bien conocido por sus adictivos Wario Ware.

Publicidad para Streets of Rage, el particular y exclusivo “yo contra el barrio” de Sega, cuyo máximo rival siempre fue la saga Final Fight en SNES (aunque en Mega-CD apareció una mítica conversión de la primera parte, el resto de entregas solo vieron la luz en la consola de Nintendo)

Super Metroid, uno de los grandes de SNES. Pasaron años hasta que Retro Studios maravilló al mundo con aquel clásico instantáneo que fue Metroid Prime para GameCube.

Otros clásicos de SNES: el magnífico recopilatorio de las aventuras de 8 bits de Mario Bros actualizadas a la época, y el colorido Super Mario World 2.

Street Fighter II aterrizó en Super Nintendo con una conversión muy lograda, además de mantener un control impecable gracias al mando de la consola.
Aún recuerdo estrenar mi consola con este juego junto a Super Mario World.

Sega no se quedó de brazos cruzados cuando Nintendo consiguió para su consola SFII: movieron ficha y lanzaron en Mega Drive el que, probablemente -junto con Street Fighter 3-, sea el mejor juego de la franquicia. Nuevos movimientos, mayor velocidad y la posibilidad de elegir a los cuatro Jefes Maestros (en SNES era imposible, por mucho que afirmaran lo contrario los bulos que circulaban, como el de terminarse el juego sin perder un round y en máxima dificultad…)
Además, presumían de que el cartucho tuviera 24 megas, cuando en realidad eran necesarios para que la consola pudiera correr el juego, ya que técnicamente era más limitada que SNES (la versión Turbo de la consola de Nintendo contó con 20 megas) A fin de cuentas, era una forma de comerle el coco a los críos.
Y eso sí, o tenías un mando de 6 botones o estabas jodido: si eras tan pringado de tener el de 3, para poder alternar entre puñetazos y patadas -y viceversa- tenías que presionar el botón start (en este aspecto, el mando de SNES se mostraba ampliamente superior al de MD)

SNES recibió más tarde la nueva revisión de Street Fighter, con la coletilla Turbo. Mejores gráficos, nuevos movimientos, mayor colorido… y por fin disponibles Balrog, Vega, Sagat y Mike Bison (aún recuerdo a tonticos del colegio llamándolo Mister Vision)

Se hizo de rogar, pero al fin los lloros de los usuarios de Game Boy fueron escuchados y recibieron su versión de Street Fighter 2 para la popular portátil. Eso sí, con sus limitaciones: Honda, Dhalsim y Vega se perdieron el torneo de bolsillo.

Super Street Fighter 2 fue la última versión de Street Fighter 2 que apareció en consolas de 16 bits (aunque SNES recibiría más adelante una lograda conversión de Street Fighter Alpha 2, tras cancelarse un port de Street Fighter The Movie)
Se redibujaron sprites (que ya era hora: en los anteriores juegos simplemente se limitaban a cambiar el color de personajes y escenarios), se incluyeron animaciones nuevas, otros tantos golpes especiales nuevos y debutaron cuatro nuevos personajes: Dee Jay, T. Hawk, Cammy y Fei Long.
La publicidad de Mega Drive volvía a presumir de megas en cartucho (40, frente a los 32 en SNES) para volver a comerle el coco a los críos. Además, la versión de la consola de Sega poseía un apartado sonoro espantoso, como aporte curioso, por muchos 40 megas que tuviera el cartucho.
Posteriormente, apareció otra revisión, la llamada Turbo, que incluía barra para súper movimiento y a Akuma como personaje oculto.

Todos recordamos este bodrio de adaptación del juego de Capcom, que, gracias a lo tremendamente chapucero, cutre y malo que era, se ganó su lugar entre las películas de serie B. No fuimos pocos los que salimos del cine con el culo torcido sin dar crédito a lo que acabábamos de ver en pantalla.
Más adelante, apareció un juego, con actores digitalizados a lo Mortal Kombat, para plataformas de 32 bits (SNES se libró del port), que era peor que la película: no te digo na y te lo digo to.

De momento, hasta aquí el volumen 3 de publicidad viejuna. Prometo volver con más.

Anuncios

2 pensamientos en “Aquellos maravillosos años: publicidad viejuna, volumen 3”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s